10 Plantas tóxicas que debes evitar si tienes mascotas

10 Plantas tóxicas que debes evitar si tienes animales en casa

¿Te ha pasado que has llegado a casa y tu mascota ha aprovechado tu ausencia para interesarse por alguna de tus plantas, y entonces te preguntas por primera vez si esto podría haber provocado algún tipo de toxicidad en tu mascota? Ester Casanovas, experta en jardinería del ecommerce ManoMano, ha recopilado las plantas más comunes en los hogares que pueden resultar tóxicas para las mascotas y una serie de consejos para mantener tus plantas y la salud de tus mascotas intactas:

Azalea:

La ingestión de flores, ramas u hojas de Azalea (Rhododendron) puede afectar a su sistema circulatorio, nervioso y digestivo. El diagnóstico puede ser fatal, por lo que ante la menor sospecha de que puede haberla ingerido, corre hacia el veterinario.

Bulbosas:

Amarilis, jacintos, liliums, narcisos y tulipanes: La mayoría de plantas bulbosas son tóxicas si se ingiere el bulbo. Como queda debajo de la tierra, tu mascota debe haberlo desenterrado hasta llegar a él. Provoca vómitos, diarreas y el desenlace también puede ser fatal en función del tamaño del perro o el gato. 

Ciclamen:

Otra planta bulbosa que contiene una sustancia llamada ciclamina. Provoca arritmias, convulsiones, vómitos y diarreas, llegando incluso a provocar la muerte en función de la cantidad ingerida.

Costilla de Adán o Monstera deliciosa:

Sí, nuestra querida Monstera deliciosa también puede provocar serios problemas en nuestras mascotas debido a los cristales de oxalato de calcio que contiene toda la planta. Prestad atención especialmente si tenéis gatos a los que tanto gusta juguetear con cualquier cosa que cuelgue.

Hiedra:

Cuidado con las hiedras porque ocasionan irritaciones y erupciones por el simple hecho de tocar sus hojas. Si la cultivas en exterior, enséñale a tu perro que no es buena idea orinar cerca de ella, y en interior utiliza macetas colgantes que queden fuera del alcance de los gatos. 

Hortensia:

La ingesta de sus hojas o sus flores provoca problemas digestivos que suelen empezar con vómitos y diarreas, seguidos de molestias abdominales y falta de coordinación.

Kalanchoe:

Esta planta crasa (en cualquiera de sus variedades), afecta al sistema nervioso de las mascotas que la ingieren, provocando temblores, vómitos y diarreas.

Poto:

Las hojas de los Potos más comunes (Epipremnum aureus) así como otras plantas de la misma familia contienen unos cristales de oxalato de calcio que provocan irritaciones e inflamaciones en su boca. Su efecto es inmediato.

Poinsettia:

La hermosa planta de Navidad (Euphorbia pulcherrima) es tóxica tanto si se ingieren sus hojas como sus tallos (que contienen una savia lechosa). Puede afectar su vista y su aparato digestivo.

Consejos y trucos a seguir para evitar intoxicaciones

Aunque la mayoría de las plantas para el hogar pueden resultar perjudiciales para perros y gatos, no todas lo hacen con el mismo nivel de toxicidad. Tampoco es igual tener una mascota adulta ya habituada al espacio que traer un cachorro a casa. Si tu mascota es un recién llegado al hogar es importante que lo mantengas alejado de cualquier planta durante los primeros meses de vida, ya que suelen mordisquear cualquier cosa que alivie las molestias ocasionadas por la aparición de los dientes. Los juguetes para perros o para gatos pueden resultar un aliado para atraer su interés y distraer su atención de esas plantas que tanto interés despierta a los más juguetones de la casa.

Puedes utilizar estanterías para plantas buscando una distribución que les impida trepar hasta ella o alcanzarlas desde el suelo. O emplear macetas colgantes o mallas plásticas con las que rodear las plantas y evitar que trepen porque les provoca una sensación de inestabilidad. Al salir a la terraza o al jardín con ellos, ten siempre a mano uno de sus juguetes para conseguir llamar su atención y distraerlos si es necesario.

También te recomendamos que utilices etiquetas para plantas y escribas sus nombres científicos, así podrás identificar rápidamente el origen, realizar una búsqueda en Internet para conocer su grado de toxicidad y poder informar al veterinario de las plantas que pueda haber ingerido.

Otro truco que puede alejar a las mascotas de las plantas es no poner el recipiente de agua cerca, sobre todo durante los meses más calurosos. Este pequeño hábito puede hacer que prefieran morder algunas cuantas hojas o tallos antes que beber de un plato donde las altas temperaturas han calentado el agua.

Si ya has probado estos trucos y no te han funcionado, puedes emplear repelentes que se presentan en formato spray y que se aplican alrededor de las zonas a proteger. Están formulados a base de plantas y resultan totalmente inocuos para ellos, así que puedes utilizarlos con tranquilidad.

Además, puedes emplear algunos remedios caseros, hechos con productos que podemos encontrar en cualquier lugar como el vinagre, la canela, romero, cáscaras de cítricos, café molido… Eso sí, evita el uso de pimienta o cayena porque podría afectar a sus ojos y mucosas.

Entradas relacionadas

Deja tu comentario