10 términos para entender los principales estilos alimenticios sin derivados de animales

10 términos imprescindibles para entender los principales estilos alimenticios sin derivados de animales

El veganismo es un estilo de vida que promueve el respeto a los animales, lo que implica no usar ni consumir productos obtenidos de su explotación. A menudo se relaciona con el hecho de dejar de comer carne pero, lo cierto, es que va más allá al fomentar un estilo de vida respetuoso con el mundo animal y el medio ambiente. Esta tendencia ha ido ganando popularidad también en España, ya que el 7,8% de la población mayor de 18 años es vegana(1).

Consecuentemente, a nivel lingüístico, este modo de vida se ha verbalizado en una serie de términos que describen y acotan las posibles tendencias alimenticias sin derivados de animales en la dieta. Por eso, Babbel, compañía educativa de idiomas a través de su app consciente de la importantancia de analizar la evolución lingüística de las palabras en los distintos idiomas y de su correcto uso, ha querido recopilar los principales expresiones:

Vegetarianismo

Es la tendencia más antigua y probablemente la más extendida. Es una práctica alimentaria basada en el consumo de vegetales y nada de carne ni pescado. Dentro de este régimen alimenticio hay variantes, como se explica en los próximos párrafos, en función de los alimentos que completen la dieta.

Lactovegetarianismo

Aquel que elimina de la dieta, además de la carne y el pescado, los huevos, pero no los lácteos y sus derivados.

Ovovegetarianismo

A la inversa que en la acepción anterior, este término se refiere a aquellas personas que no consumen, además de ni carne ni pescado, productos lácteos ni derivados, pero sí incluyen en su rutina alimenticia el huevo.

Ovolactovegetarianismo

En esta etiqueta, se incluye aquel que incorpora a la dieta tanto huevos como lácteos u otros alimentos vegetales como cereales o legumbres. Ciertamente, es la variación del vegetarianismo menos restrictiva y más común en Occidente. Muchas de las personas que dicen ser vegetarianas se refiere, en realidad, a ser ovolactovegetarianas

Veganismo

En este caso, el término es archiconocido y la principal diferencia a nivel alimentario con el vegetarianismo y sus variantes explicadas anteriormente es que el estilo de vida vegano implica eliminar de la dieta cualquier producto de procedencia animal y sus derivados, haciéndose extensivo a todo aquello que para ser producido implique algún tipo de sufrimiento animal. El término vegano (vegan) se acuñó en 1944 para reunir, en Reino Unido, a un grupo de vegetarianos que no consumían ni lácteos ni huevos y, desde entonces se reivindica una alimentación libre de productos de origen animal.

Flexitarianismo

Este vocablo nacido de la combinación de “flexible” y “vegetarianismo”, hace alusión a esa dieta basada fundamentalmente en vegetales, pero en la que, ocasionalmente, se incluyen carne o pescado.

Frugivorismo

Esta es una dieta vegana basada en frutas crudas o verduras clasificadas como frutas. Quien se identifica con esta tendencia, se le conoce como frugívoro.

Crudiveganismo

También habría que incluir este término que hace referencia a una tendencia del veganismo que basa su dieta en alimentos crudos.

Plant – based

Este anglicismo ha ido ganando popularidad en los últimos años dentro de la tendencia de la alimentación saludable y hace referencia a una dieta basada en alimentos vegetales, como frutas, verduras y legumbres, y pocos o ningún producto de origen animal. El objetivo es evitar los alimentos que han sufrido algún tipo de manipulación o proceso industrial.

Locavore

Aunque este no es un término exclusivo del universo vegano, sí está relacionado. Un locavore es aquella persona cuyo consumo se reduce a productos del mercado local, es decir, alimentos producidos y distribuidos en su área de proximidad, con el objetivo de reducir al máximo la huella ecológica en su consumo y proteger el medioambiente.

Entradas relacionadas

Deja tu comentario