Cómo beneficia el color de tu decoración a la salud mental.

Cómo beneficia el color a la salud mental

AkzoNobel analiza la psicología del color y por qué la elección de los tonos adecuados para el hogar puede influir positivamente en el bienestar.

Como la concienciación en torno a la salud mental sigue aumentando, ahora sabemos mucho más sobre el efecto que un encierro puede tener en nuestro bienestar general. Lo que nos lleva a preguntarnos si podemos hacer algo al respecto, adaptando nuestros espacios vitales para sobrellevar mejor el encierro en casa.

La psicología del color es un factor importante a la hora de considerar cómo nuestro entorno puede afectar a nuestra salud mental. En esencia, tiene en cuenta cómo los distintos colores pueden influir en nuestro estado de ánimo, así como en nuestras emociones y comportamientos.

Los estudios han demostrado que el azul y el verde pueden crear una atmósfera tranquilizadora; el naranja y el amarillo pueden estimular el apetito; el rojo y el rosa pueden inspirar pasión y energía; mientras que el morado puede impulsar la creatividad y la productividad. Sin embargo, el sentimiento de cada persona hacia un color es único, porque a menudo está arraigado en experiencias personales o en la cultura. Dado que el color puede tener un impacto tan poderoso en nuestros estados de ánimo, sentimientos y comportamientos, merece la pena investigar qué colores pueden influir positivamente en
nuestra salud mental durante períodos de aislamiento prolongado.

Desde Bruguer, la marca de AkzoNobel, nos aportan las claves para escoger los matices que pueden dar vida a la psicología del color, ayudando a transformar los espacios vitales para satisfacer las necesidades individuales de las personas:

  • A la hora de seleccionar los colores, elegir tonos verdes terrosos y mezclarlos con azules puede proporcionar un entorno relajante y rejuvenecedor para la mente y el cuerpo. Fijémonos en el dormitorio, por ejemplo, un lugar donde dormimos y nos revitalizamos. Es por ello que este espacio debe encarnar la tranquilidad para permitir un sueño de mayor calidad. Una opción ideal para un dormitorio es un tono calmante de azul claro, combinado con un tono fresco de verde. Esta combinación puede crear un espacio apacible y sereno para que el cuerpo esté a gusto, al tiempo que reduce el estrés y la ansiedad.
  • Otra zona en la que muchos de nosotros pasamos mucho tiempo y energía es el estudio o la oficina en casa. Este es un espacio en el que solemos ser más productivos, por lo que es importante hacer de él un entorno que fomente la creatividad. La psicología del color sugiere que el uso de colores complementarios como el morado claro y el blanco roto para la pared principal y el zócalo del techo es perfecto para crear un entorno tranquilo y productivo en el que tanto adultos como niños puedan trabajar y estudiar.
  • El blanco complementa el púrpura brillante y confiere a la habitación una estética atemporal, al tiempo que fomenta la creatividad y la productividad.
  • Pasemos ahora a la sala de estar. Este debe ser un entorno enérgico y atractivo, ya que el salón es el lugar donde la mayoría de la gente se relaciona y pasa el tiempo. El uso de tonos terrosos puede crear el ambiente adecuado. Sea cual sea el tono que elijas, es importante recordar que los colores que elegimos para rodearnos pueden desempeñar un papel importante en el mantenimiento de nuestro bienestar mental general.

Entradas relacionadas

Deja tu comentario