Cómo conseguir un baño funcional de de diseño según Tinda’s Project

Cómo conseguir un baño funcional de de diseño según Tinda’s Project

Es evidente que no todos los baños de todas las casas cumplen las condiciones ideales para generar las sensaciones de bienestar con las que soñamos la mayoría cuando entramos en ellos. Pero nada que una reforma y algunos prácticos recursos no puedan solucionar. Y a la escasez de metros cuadrados, la solución: una ‘distribución efectiva’. Eva Mesa nos da las claves de cómo conseguir mejorar nuestra calidad de vida en esos momentos más personales.

Desde tiempo inmemoriales, el hogar en su conjunto se considera refugio, protección, comodidad, tranquilidad… Pero, ¿y qué connotaciones nos despiertan algunas estancias concretas de la casa, como el baño, por ejemplo? ¿También nos puede reportar este tipo de sensaciones tan agradables? Eva Mesa, interiorista y cofundadora del estudio Tinda’s Project, considera que los beneficios de un baño bien diseñado y funcional, más allá de la higiene personal diaria que facilita, pueden “reducir el estrés y la ansiedad, propiciar la relajación del cuerpo y de la mente, mejorar la calidad del sueño y, en definitiva, influir de manera positiva en nuestro estado de ánimo y en nuestra autoestima”.

Hay que partir del hecho que el baño es la estancia donde se empieza y se acaba el día, donde las personas se cuidan y tienen tiempo para ellas mismas, de ahí que deba ofrecer “sensación de limpieza, privacidad y relajación”, afirma la interiorista. Y aunque reconoce que no todos los baños son susceptibles de aportar estos beneficios debido a sus posibles condiciones originales (poca iluminación, mala ventilación, superficie pequeña, ruidos externos, etc.), éstas se pueden revertir con una reforma “que convierta el baño en una estancia valiosa para el bienestar e higiene personal”.

La escasez de metros cuadrados, que suele ser uno de los principales ‘handicaps’ en el baño, “no tiene porqué condicionar la obtención de ciertos beneficios, ya que es mucho más importante la resolución del espacio, su diseño y funcionalidad, que no el tamaño de su superficie”, opina Mesa. En el estudio barcelonés, en este sentido, en lugar de hablar de distribución perfecta, les gusta hacerlo de ‘distribución efectiva’, que viene a explicar que el espacio que ocupan los elementos principales -como el lavabo, inodoro, ducha o bañera-, generen “la mejor de las circulaciones para los usuarios”.

Soluciones para mejorar el bienestar en el baño

Tratando de buscar un hilo entre la neurociencia y los beneficios relacionados con la salud que deseamos obtener en el baño, se sabe que algunas investigaciones demuestran cómo los espacios impactan en nuestro cerebro y en el comportamiento humano, de ahí que sea válida para aplicar en campos como la arquitectura, el diseño, etc. De hecho, ya se habla de neuroarquitectura y para Eva Mesa, “es una gran herramienta para mejorar la calidad de vida y el bienestar de las personas”.

Es más, ella incluso admite que estos beneficios que buscamos en el baño se pueden adaptar y personalizar según las necesidades del cliente. “El diseño, los materiales, el equipamiento seleccionado y la decoración está ajustada a cada usuario según su estilo de vida y, además, en el mercado existe gran cantidad de productos que ayudan a lograr el mayor de los bienestares en un baño”, Y entre algunas de las soluciones y recursos que Tinda’s Project aplica para potenciar estos beneficios, estarían:

Equipamiento (todo dependerá de las necesidades del usuario)

  • Se podría potenciar la relajación muscular y mejorar la circulación sanguínea con una bañera o duchas con hidromasaje.
  • Siempre que sea posible, disponer de entrada de luz natural.
  • Contar con un buen sistema de ventilación para evitar la acumulación de humedad y prevenir problemas de salud.
  • Disponer de un sistema de iluminación adecuada y regulable para que se pueda adaptar a diferentes momentos del día o estados de ánimo.
  • Tener buena capacidad de almacenamiento para evitar el desorden visual que puede causar la escasez de espacio de almacenamiento, tanto para productos de higiene como para toallas y/o otros elementos.
  • Asegurarse de que la temperatura del baño sea la adecuada y cómoda durante todo el año.

Materiales

  • Materiales resistentes al agua y fáciles de limpiar que ayuden a mantener el baño cuanto más limpio mejor.
  • Materiales o acabados que generen calidez, como puede ser el papel pintado.

Decoración

  • Incorporar plantas para mejorar la calidad del aire, la estética del mismo y generar un ambiente más relajante.
  • Optar por añadir cuadros a los cuartos de baño. Uno bien seleccionado con aquello que quieres que te transmita la estancia (frescor, calma…).
  • A todo ello hay que añadir la importancia de las tecnologías en el baño que serán compatibles con el bienestar “siempre que se utilicen de manera eficiente, responsable y se adecúen a las necesidades de los usuarios”, opina Mesa. Algunos ejemplos pueden ser los sistemas de iluminación led de bajo consumo, o los grifos y duchas con eficiencia en el uso del agua. Esta contribución a una mayor durabilidad y mejor eficiencia, es obvio “que mejora el bienestar del usuario al reducir el costo operativo y mejorar la sustentabilidad”.
Alta Boletín Casa Actual
Suscríbete a nuestra newsletter de contenidos y recibe información actualizada.
icon

Entradas relacionadas