Cómo elegir el antiparasitario que más se adapta a tu perro.

Cómo elegir el antiparasitario que más se adapta a tu perro.

Con la llegada de la primavera y el buen tiempo, llegan también las ganas de salir más con nuestro perro, y es entonces cuando muchos nos acordamos de la importancia de tener bajo control a los parásitos más comunes, como la pulga y la garrapata.
Si eres de los que aún no tiene claro qué antiparasitario es el mejor para tu mascota y para ti, descubre 5 consejos que los expertos han preparado para ponérnoslo fácil.

Con la llegada del buen tiempo, son muchos los cuidadores de perro que recuperan el buen hábito de desparasitar a sus mejores amigos. Y es que, la ilusión por compartir momentos juntos al aire libre nos recuerda que es necesario proteger a nuestros perros de dos parásitos tan comunes en nuestra sociedad, como son las pulgas y las garrapatas. Y aunque debería ser un hábito mantenido todo el año -no solo en primavera y verano- pues cada vez más, se produce una desestacionalización de las plagas parasitarias más comunes, aún hay mucha gente que no lo realiza de manera regular para garantizar el mayor bienestar de nuestras mascotas.
En collar, en pipeta, en spray, en comprimido, de prescripción, de venta libre… hay tantas opciones de antiparasitarios en el mercado como tipos de perros y de cuidadores. Así que, si aún no tienes preferencia por ninguno o te estás planteando cambiar el tuyo habitual y probar alguna alternativa de última generación, sigue leyendo, y descubre los 5 consejos que los expertos de Boehringer Ingelheim Animal Health han preparado para ti.
5 consejos para elegir el antiparasitario externo que más se adapta a tu perro y a tu estilo de vida

  1. Que se adapte a tu ritmo de vida
    Nuestro ritmo de vida no nos pone fácil ofrecerles todos los cuidados que nuestras mascotas se merecen, por lo que, a lo hora de elegir un antiparasitario, lo mejor es escoger uno que se adapte a nuestro ritmo de vida y que nos haga la vida más fácil.
    Buscar aquellos que sean fáciles de administrar suele ser lo más útil. De hecho, los collares o las pipetas se posicionan desde hace años como las soluciones más escogidas por los cuidadores de mascotas, precisamente por eso. Pero ojo, ahora también existe la posibilidad de encontrar en tu tienda de mascotas habitual comprimidos masticables que, por ejemplo, se han diseñado en un formato “chuche” con un delicioso sabor a carne que permite una administración sin engaños. De hecho, parece un premio y se puede administrar sin comida, por lo que protegerle puede ser tan fácil como hacerlo con otras soluciones externas. Así, podemos dedicarnos a lo verdaderamente importante: quererlos sin límites.
  2. Que sea rápido y te dé garantías de eficacia
    La efectividad es muy importante a la hora de elegir un antiparasitario, pero la rapidez con la que es capaz de proteger a nuestra mascota es otro punto imprescindible a tener en cuenta. Por ello, busca siempre información de las opciones que estás valorando o déjate asesorar por tu veterinario o tienda de confianza. “Actualmente hay productos con muy buenos resultados y muy rápidos. Contar con un aliado que, por ejemplo, ha demostrado eficacia eliminando pulgas durante las primeras 8 horas tras su administración es una buena solución, no solo para que el animal no sufra las consecuencias de las picaduras de estos parásitos sino porque, al ser tan rápido, evita la formación de huevos y, por ende, una posible infestación en el hogar”, afirma Marta León, veterinaria y responsable técnica del área de antiparasitarios de Boehringer Ingelheim Animal Health España.
  3. Que tenga un buen perfil de seguridad (tanto para humanos como para otras mascotas)
    A pesar de que todos los productos que salen al mercado pasan una serie de pruebas que evalúan su seguridad, es cierto que, en algunos casos, por su modo de aplicación o actuación llevan asociadas unas recomendaciones a seguir tanto en el momento de la aplicación como horas después de la misma.
    Si tenemos niños en casa u otras mascotas, es recomendable optar por soluciones que no dejen residuos en el pelaje y que no haya riesgo de ingesta. Los comprimidos masticables son una opción muy fiable porque no limita el contacto con el animal. Como el antiparasitario actúa desde dentro, el pelaje del perro no se ensucia ni hay dispositivos externos, como collares, que se puedan morder o meter en la boca.
  4. Que sea todoterreno
    Las pipetas y los collares suelen ser el antiparasitario externo más extendido entre los cuidadores de perro por su practicidad. Solo hay que ponérselo a nuestro mejor amigo, ¡y listo! No obstante, hay que tener en cuenta que la aplicación de los productos tópicos a veces puede ser farragosa; por ejemplo, la mayor parte de las pipetas hay que ponerlas en varios puntos a lo largo de la línea dorsal del perro (según su peso), etc. Además, debemos ser conscientes de que como estos productos tópicos se quedan en la piel y el pelo, en contacto con el agua pueden ver reducida su efectividad. Si tu perro necesita baños frecuentes o le gusta estar en contacto con el agua a todas horas, deberías optar por soluciones sistémicas, es decir, que funcionan de dentro hacia fuera.
    Los comprimidos masticables ofrecen una protección efectiva incluso en contacto con el agua porque no son tópicos, son principios activos que permanecen presentes en el torrente sanguíneo durante, al menos, 30 días.
  5. Que sea fácil de encontrar
    Optar por soluciones que se adquieren en cualquier tienda de mascotas o incluso en los principales canales de venta online, es una ventaja. “Con la llegada de FRONTPRO® a las tiendas de mascotas ofrecemos, por primera vez al cuidador, una solución en formato comprimido masticable que cuenta con una rapidez, eficacia y perfil de seguridad que hasta ahora no estaba disponible en este canal”, añade Marta Piqué, Gerente de la Unidad de Negocio de Animales de Compañía de Boehringer Ingelheim Animal Health España.

Cabe recordar que, con el cambio climático y las altas temperaturas, los expertos llevan años alertando del aumento de pulgas y garrapatas en nuestro país y de las hospitalizaciones que sus picaduras pueden provocar. “Mantener una desparasitación periódica durante todo el año -no solo en los meses más calurosos- debería ser una costumbre de todos los cuidadores de mascotas, que nos ayuda no solo a protegerlas a ellas sino también al resto de miembros de la familia”, concluye Marta León.

Alta Boletín Casa Actual
Suscríbete a nuestra newsletter de contenidos y recibe información actualizada.
icon

Entradas relacionadas