Home » Artículos » Cómo pintar a la esponja.
Home » Artículos » Cómo pintar a la esponja.

Cómo pintar a la esponja.

Pintar con esponja

La pintura con esponja vegetal crea efectos de colores y tonos irregulares sobre la superficie pintada, lo cual le da un aspecto decorativo a la misma.

Principios generales

La pintura con esponja vegetal crea efectos de colores y tonos irregulares sobre la superficie pintada, lo cual le da un aspecto decorativo a la misma.

Hay tres técnicas posibles:

– Pintura a muñequilla:

Consiste en poner una o más capas decorativas con la esponja.

– Pintura al secado:

Aplicable únicamente con pinturas acrílicas. Esta técnica consiste en retirar con la esponja la pintura aún fresca de la capa decorativa.

– Pintura mixta:

Este efecto consiste en aplicar, con pistola o spray, una finísima lluvia de pintura sobre la capa del fondo y, como sobreimpresión, la aplicación de otra capa, según la técnica de la pintura a muñequilla.

Herramientas necesarias

  • Esponja vegetal
  • Brocha
  • Rodillo
  • Pistola de pintar
  • Cubeta o recipiente plástico
  • Guantes de protección (guantes finos de vinilo)
  • Cuchillo para enlucir

Materiales

La pintura se elige en función del soporte:

– Sobre papel para pintar:

pintura acrílica (emulsión).

– Sobre tela de fibra de vidrio:

Pintura vinílica (gliceroftálica). También puede utilizarse pintura acrílica.

Materiales necesarios

  • Pintura al agua
  • Pintura vinílica
  • Pintura en spray
  • Disolvente
  • Papel de lija
  • Tapagrietas
  • Papel para pintar
  • Tela de fibra de vidrio
  • Plástico o papel
  • Cinta adhesiva

Cómo proceder

ATENCIÓN: Antes de iniciar los trabajos, proteja el suelo y las superficies que se puedan manchar con un plástico o papel.

Prepare cuidadosamente la pared como para cualquier decoración: lavado, enlucido de las grietas, revoque si es necesario, y aplicación de una capa si el soporte lo exige (poroso, húmedo, demasiado liso, etc…).

Pintura a muñequilla

Capa de fondo

  • Aplique con la brocha o el rodillo la pintura de fondo en dos capas, como para una decoración tradicional
  • Déjela secar 24 horas.

Capa superior

  • Póngase guantes.
  • Humedezca la esponja con agua o disolvente, según el tipo de pintura que vaya a emplear.
  • Vierta un poco de pintura en el cubo. Empape ligeramente la esponja y escúrrala un poco en el borde del recipiente; una esponja demasiado húmeda dará como resultado unos dibujos confusos y el riesgo de rebabas.
  • Aplique la esponja sobre la pared apretando la muñequilla de forma más o menos regular.
  • Cambie de vez en cuando la posición de la esponja en la mano para variar los efectos.
  • Cuando las fibras estén demasiado sucias aclare la esponja.
  • Añada, si es el caso, uno o varios colores suplementarios.
  • Ponga cada vez menos pintura en la esponja para cada color
  • Deje secar entre cada operación.
  • Es recomendable cambiar de esponja cuando se trabaje con diferentes tonos con mucho contraste.
  • Para los ángulos, proteja la pared adyacente con un cartón y utilice una punta de la esponja.
  • Espere a que la pintura se seque antes de iniciar los retoques.
  • Una vez terminado el trabajo pueden haber unas zonas más recargadas que otras.

En zonas poco cargadas:

  • Aplique de nuevo la muñequilla con los colores deseados.

En zonas recargadas:

  •  Aplique de nuevo la muñequilla con el color de fondo.

También te puede interesar…

BasqueCatalanDutchEnglishFrenchGalicianGermanItalianPortugueseRussianSpanish