Cómo preparar un buen guacamole casero.

Todo sobre el guacamole: sus secretos y cómo prepararlo en casa

El 16 de septiembre, un día después de la independencia de México, se festeja en todo el mundo el Día Internacional del Guacamole. En España se consume como una salsa más de acompañamiento, muy presente en la cocina tex-mex de Estados Unidos con los clásicos nachos, uno de los platillos mexicanos más conocidos a nivel global. Para hacerlo en casa, solamente necesitas aguacates, tomate, cebolla, chile, cilantro, limón y una pizca de sal, aunque como todo en gastronomía, tiene sus pequeños secretos para que quede perfecto y pueda durar más tiempo en la nevera.

México es el mayor productor de aguacates del mundo mientras España lo es de Europa, concentrando todos sus cultivos en Andalucía, Canarias y Comunidad Valenciana. Sin duda, las propiedades y beneficios que para la salud tienen los aguacates han elevado su consumo entre los españoles y resto de europeos. La variedad más consumida (también en España) es la llamada Hass, que nació en California a partir de una semilla de raza guatemalteca. Si los comemos habitualmente, sabremos también lo poco que aguantan en la nevera, por lo que una solución para una mayor durabilidad está en convertirlos en guacamole, salsa de origen mexicano que suele acompañarse con nachos, crudités o también muy común, en tostas de desayuno.

Su nombre viene del náhuatl al igual que la palabra aguacate, de la mezcla de molli (mole o salsa) y ahuacatl. Para prepararlo en casa, basta con tener dos piezas ya maduras que tras retirar el hueso, se aplastan con un tenedor para conseguir una pulpa densa y cremosa a la que añadir el resto de ingredientes: limón, sal, tomate, cebolla muy picada, chile y cilantro.

Si nos sobra, para que no se oxide tan rápido, conviene guardarlo en la nevera bien tapado o envasado al vacío y tener en cuenta una serie de reglas, como el usar siempre aguacates que estén en su punto, ni muy verdes (duros al tacto) ni tampoco muy pasados (blandos y con manchas grises y negras en su interior). Otro secreto a considerar para que nuestro guacamole no se oxide y adquiera un color que no nos gusta, es dejar uno de los huesos dentro de la preparación, o añadirle al principio las dosis correctas de limón, pues su ácido interviene en su conservación y color, además de su textura mantecosa.

Los nachos, el acompañamiento perfecto del guacamole

Originalmente elaborados con totopos, queso y maíz, los nachos se suelen compartir entre varios mientras vemos una película o partido de fútbol, casi siempre con guacamole, como también los sirven en la cadena de hamburgueserías gourmet Timesburg. Sus nachos pulled pork tienen el básico de los nachos, es decir, guacamole y pico de gallo, pero también otros ingredientes para que puedas hacer la mezcla o saborearlos individualmente: cream fresh, salsa cheddar, carne mechada de cerdo Pulled Pork con salsa BBQ Jack Daniel’s, tomatitos secos y cómo no, jalapeños. Su precio es de 11,95€ tanto en Madrid como en Barcelona.

Entradas relacionadas

Deja tu comentario