Home » Artículos » Cómo proteger la espalda en los viajes
Home » Artículos » Cómo proteger la espalda en los viajes

Cómo proteger la espalda en los viajes

Cómo proteger la espalda en los viajes

Con la llegada del verano y la finalización del curso escolar llegan las tan esperadas vacaciones. Después de más de un año de pandemia, con todas las limitaciones de movilidad que ha conllevado, los ciudadanos tienen más ganas que nunca de hacer vacaciones, romper con la rutina y, a poder ser, desplazarnos a lugares distintos donde descansar, desconectar y realizar actividades lúdicas.

Por otra parte, serán muchas las personas y familias que, ya sea porque todavía no han sido vacunadas o por una especial prudencia, priorizarán los viajes por carretera y en transporte particular, lo que conlleva horas de conducción o de estar sentados en una misma posición.

Independientemente de cómo se vayan a desplazar, la edad o condición física, en los viajes, las vértebras lumbares y las cervicales son las que más sufren por muchos motivos. La rigidez de mantener una postura durante horas, la tensión si se conduce, el peso del equipaje y los cambios de temperatura son factores que pueden provocar contracturas y el consiguiente dolor muscular.

El fisioterapeuta Pablo de la Serna relaciona algunas recomendaciones y consejos para evitar, en la medida de lo posible, sufrir estos molestos dolores. “Es muy importante cuidar la postura al estar sentados”, afirma el experto. “Los hombros y la espalda deben estar rectos, pero evitando una excesiva rigidez, y las piernas semiflexionadas”. De la Serna también recomienda “realizar paradas cada dos horas como máximo y aprovecharlas para moverse, caminar y hacer estiramientos”.

También hay que tener cuidado con el peso: “es importante repartirlo en más de un bulto para no tener que hacer sobreesfuerzos y decantarse por las maletas con ruedas o mochilas que permitan repartir el peso de manera equilibrada”, explica el fisioterapeuta. En el caso de mochilas, “su peso no debe superar el 10-15% de nuestro peso corporal”, aconseja. Y especialmente, cuidar los movimientos al cargar el equipaje: “no doblar la espalda, sino flexionar las rodillas y, al cargar peso, contraer el abdomen para proteger las lumbares”.

Los cambios bruscos de temperatura tampoco ayudan, “ya que pueden provocar contracturas, más todavía en verano, en que tendemos a abusar de los aires acondicionados”. Para evitar golpes de frío -o de calor al salir de recintos cerrados- “lo mejor es intentar, siempre que se pueda, no abusar del aire frío y no bajar en exceso la temperatura ambiente, especialmente en los coches”, explica de la Serna.

Aun así, como prevención por si aparece el dolor, Pablo de la Serna recomienda tener siempre a mano parches térmicos terapéuticos. “Cuando el dolor musculoesquelético aparece, son muy útiles, especialmente en viajes, ya que son flexibles, fáciles de usar y muy eficaces”, concluye. Se pueden llevar durante ocho horas y su efecto se prolonga hasta ocho horas más*, por lo que son una solución a tener muy en cuenta en desplazamientos y viajes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*

También te puede interesar…

BasqueCatalanDutchEnglishFrenchGalicianGermanItalianPortugueseRussianSpanish