Cómo proteger tus plantas y tu jardín ante una fuerte tormenta.

consejos para que tus plantas sobrevivan a sus fuertes rachas de viento

Consejos para que tus plantas sobrevivan a sus fuertes rachas de viento.


Ester Casanovas, experta en jardinería de ManoMano, ha preparado los mejores consejos para proteger las plantas de las rachas de viento superiores a los 60 km/hora.

¿Cómo proteger las macetas y jardineras de fuertes ráfagas de viento?

Las macetas de terracota pueden tumbarse o partirse, y las de plástico, salir despedidas y ocasionar daños a vecinos y transeúntes. Lo mejor que se puede hacer con las plantas en maceta es ponerlas a resguardo en el interior de casa, en el garaje o en un cobertizo. 

Seguramente no recibirán toda la luz que necesitan para desarrollarse durante la tormenta, pero será mucho peor dejarlas en el exterior.

Las macetas más pesadas deberían colocarse contra una pared y agruparlas para que se protejan unas con otras. Las que contienen plantas elevadas se deberían tutorar para evitar que sus ramas se partan, y cubrirlas con mantas térmicas mientras dure la tormenta.

Tareas a realizar en el jardín antes de una tormenta.

  • Lo primero que se debe hacer es utilizar una manta térmica para proteger las plantas que se están cultivando en el jardín, y asegurarlas con estacas. Si estás utilizando invernaderos de plástico o de túnel y los instalaste sin tener en cuenta la dirección del viento, valora la posibilidad de desmontarlos para no perderlos. Aunque sea triste decirlo así, quizá el valor de las plantas sea inferior al del invernadero.
  • Corta todas las ramas de los árboles que puedan partirse y caer sobre tejados, estructuras, vehículos o transeúntes. Utiliza estacas para proteger arbustos o plantas altas, y revisa el estado de las fijaciones de las plantas trepadoras. Un poco más de cordel puede marcar la diferencia.
  • Revisa el estado del tejado del cobertizo y evalúa qué materiales deberías guardar urgentemente en él. Las tumbonas y conjuntos de jardín pueden tumbarse o salir volando según su peso. Si no tienes espacio donde guardarlos, colócalas lo más cerca posible de una pared que actúe como cortavientos, cúbrelos con una funda y coloca algo pesado sobre ellos. 
  • Asegúrate de que las bisagras de puertas y ventanas ajustan bien y que tanto la caseta de jardín como el cobertizo no tienen agujeros por los que pueda entrar el agua o el viento.
  • Recoge cualquier instalación eléctrica, farolillos solares, macetas vacías, herramientas, regaderas y contenedores en un lugar donde quede resguardado. Si ese lugar es el cobertizo, intenta ser ordenado para aprovechar al máximo su capacidad.
  • Revisa los canalones de recogida de aguas pluviales para eliminar hojas que pudieran obstruir los bajantes. Si la aprovechas para el riego llenando depósitos de agua, asegúrate de que los filtros están limpios y que están en posición “abierto”.

Siguiendo estos consejos estamos seguros de que las plantas no sufrirán daños.

Entradas relacionadas

Deja tu comentario