¿Cómo saber si un cosmético lleva lo que dice que lleva?

¿Cómo saber si un cosmético lleva lo que dice que lleva?

Hay principios activos que son fáciles de encontrar en el listado de productos, pero con otros no ocurre así. Aquí unas claves que ayudarán a utilizar los cosméticos más efectivos

Se ve en las redes sociales que un suero lleva ingredientes que son de última tendencia, como la vitamina C y la niacinamida. ¿Se puede confiar en que sea así? La verdad es que sí, porque es un tema de reglamentación cosmética, lo único es que, “dentro de los ingredientes cosméticos, hay algunos que se pueden localizar sin ser expertos en el listado de ingredientes que se incluye siempre en los productos, pero hay otros que, en nomenclatura cosmética, su denominación es menos evidente o, incluso, tiene varias propuestas”, comenta Marta Agustí, experta cosmética y asesora en Purenichelab.com. Y si se puede confiar en que lo que sale es verdad, ¿por qué es importante ver el listado de ingredientes de un producto? “Es lo que se llama inci y da pistas de si la concentración del principio activo que se promete es elevada y, para ello, debería aparecer en las primeras posiciones. También avisa de qué tipo de activos tiene. Por ejemplo, en el caso de la vitamina C no hay una única versión y unas pueden interesar más que otras”, añade.

­Niacinamida

Es uno de los ingredientes más habituales ahora en cosmética y uno de los favoritos de quienes tienen las pieles alteradas, ya que “la niacinamida es perfecta para calmar la piel. Además, es antioxidante, ayuda con la hidratación y con la pigmentación”, expresa Bella Hurtado, directora técnica de Boutijour. ¿Cómo saber si está en el producto? Lo más habitual es que aparezca, como casi con todos los ingredientes, en su nomenclatura cosmética en inglés. En este caso, “es común verla como niacinamide, aunque en algunas ocasiones puedes encontrarla como nicotinamide, vitamina PP o vitamina B3”, añade la experta.

­Hidroxiácidos

“O los has probado o los tienes en mente, seguro”, porque todos hablan de lo maravillosos que son para exfoliar, iluminar y acondicionar la piel. Se habrá leído que unos productos llevan alfahidroxiácidos, que también pueden aparecer como AHA. También existen los betahidroxiácidos (BHA) y los polihidroxiácidos. ¿Localizarlos? En líneas generales, “todos los ácidos aparecen en el listado de ingredientes como acid, salvo en contadas ocasiones”, explica Natalia Abellán, directora técnica de Ambari. “Dentro de los alfahidroxiácidos, suelen estar más presentes los ácidos glicólico y láctico, que aparecen en el listado de ingredientes como glycolic acid y lactic acid. Por su parte, en los betahidroxiácidos está el ácido salicílico, escrito como salicylic acid. En cuanto a los polihidorixácidos, están gluconolactone -el único que puede confundir- y lactobionic acid”, añade. “Mientras que el ácido glicólico y láctico son perfectos en una rutina antiedad, el ácido salicílico ayuda mucho en pieles grasas y con tendencia al acné. Los polihidroxiácidos son ideales para las pieles sensibles, ya que tienen menor incidencia de irritación”, concluye.

­Vitamina C

Esta ya tiene más enjundia, porque no se va a encontrar en el listado de ingredientes ‘vitamina C’. ¿Cómo localizarla entonces? “Como ascorbic acid o como ascorbyl o ascorbate, acompañada de otras palabras. Si es la primera, se sabe que es vitamina C pura, muy efectiva, pero se oxida rápido y suele presentar más reacciones. Si ascorbic acid se acompaña de ethyl, ya se puede decir que está estabilizada. Si las palabras ascorbyl o ascorbate va acompañada de otras, como magnesium, phosphate o tetraexyldecil, esto significa que es un derivado estable de la vitamina C”, argumenta Estefanía Nieto, directora técnica de Omorovicza. La experta aconseja, además, “que revisemos que estos conceptos están en la primera mitad de la lista de ingredientes. Si no es así, es posible que la concentración sea baja y esté más como estabilizador”, continúa.

­Retinol

El retinol está en boca de todos. Ahora bien, ¿se creía que el retinol se llamaba así, sin más? Sí y no. “Por ejemplo, hay marcas que trabajan sus fórmulas con retinol y lo mencionan como tal, pero otras utilizan ésteres, algo menos eficaces, y aparecen en el inci como retinyl palmitate o retinyl acetate”, analiza Raquel González, cosmetóloga y directora técnica de Perricone MD. También se ha de saber que el retinol es un derivado de la vitamina A perfecto como tratamiento antiedad para piel, pero de esa vitamina existen también otros derivados, como el retinal. “El retinal está presente, cada vez, en más fórmulas cosméticas. Es 11 veces más potente que el retinol tradicional. Suele estar en el listado como retinal o como retinaldehyde”, comenta Elisabeth San Gregorio, de Medik8.

­Ácido hialurónico

“¿Llevas años oyendo hablar del ácido hialurónico? Pues que sepas que es muy fácil localizarlo. Puede aparecer en las fórmulas como hyaluronic acid o con la palabra hyaluronate, acompañada de otras como sodium”, defiende Sonia Ferreiro, cosmetóloga y biotecnóloga en Byoode. Este ingrediente es uno de los must en la rutina cosmética, porque “el ácido hialurónico es fundamental para mantener la piel hidratada. Humecta, rellena y es como un imán cosmético que también lleva la humedad ambiental a la piel”, concluye.

Alta Boletín Casa Actual
Suscríbete a nuestra newsletter de contenidos y recibe información actualizada.
icon

Entradas relacionadas