Consejos para elegir una caldera de gas para tu hogar

Consejos para elegir una caldera de gas para tu hogar

¿Estás pensando en adquirir una nueva caldera de gas natural para tu vivienda y no sabes muy bien cómo escoger la opción más adecuada? Cada vivienda es diferente y reúne unas condiciones específicas así como unas necesidades térmicas determinadas. Además la cantidad de personas que viven en ella y el tipo de uso que hagan en su interior también son factores a tener en cuenta. Por otro lado, es importante tener en cuenta variables externas como la ubicación de la vivienda, el clima de su zona, el tipo de instalaciones y la accesibilidad al combustible, o su nivel de eficiencia en lo relativo al aislamiento térmico. A continuación te proponemos seis consejos súper útiles para comprar la caldera adecuada. ¡Presta atención!

Vivienda: Extensión y estructura

Para escoger la caldera de gas adecuada es importante  hacer un análisis previo de la vivienda en donde será instalada. Las dimensiones o el número de habitaciones serán factores determinantes. Un chalet no cuenta con las mismas necesidades que un apartamento unipersonal. Las prestaciones y los requisitos mínimos de potencia de la caldera más apropiada variarán dependiendo de la extensión total que ésta deba cubrir. Es por tanto necesario prestar atención en este sentido porque de ello dependerá la eficacia de la instalación.

¿Cuántos baños hay en la vivienda?

A la hora de hacer la instalación de una caldera es recomendable que contemos con una aproximación sobre las necesidades reales que se generan en las estancias. Los baños son puntos especialmente importantes porque en ellos se produce un consumo constante de agua y en muchas ocasiones se requiere de agua caliente.

Para poder escoger la opción que mejor se adapte completamente no sólo es importante contar con una referencia sobre la cantidad de baños, sino también el tipo de consumo que se produce dentro de ellos. Por ejemplo, es recomendable tener en cuenta su mobiliario. ¿Cuántas salidas de agua hay? ¿Hay duchas o bañeras? Haciendo una valoración del consumo y el caudal de agua caliente requerido podremos acceder a soluciones 100% adaptadas.

¿Necesitas una referencia del consumo que se genera en una vivienda dependiendo de su número de baños y su extensión en metros cuadrados? A continuación te proponemos ver una tabla orientativa:

Hasta 120 metros cuadradosA partir de 120 metros cuadradosChalets y Duplex de grandes dimensiones
1 baño + cocina23 -27 KW27 – 30 KWMás de 30 KW
2 baños + cocina23 -27 KW27 – 30 KWMás de 30 KW
3 baños + cocina23 -27 KW27 – 30 KWMás de 30 KW
4 baños + cocina23 -27 KW27 – 30 KWMás de 30 KW

El combustible

La accesibilidad al combustible puede variar dependiendo de la localización de la vivienda. Por ejemplo, los entornos urbanos por lo general cuentan con instalaciones de gas natural por lo que las calderas de gas son las más habituales. En algunos puntos con una accesibilidad más restringida muchos hogares deben optar por soluciones alternativas como las calderas que funcionan a base de gasoil o gas butano.

Nivel de aislamiento térmico y factores climatológicos

Para tener una referencia exacta es importante tener en cuenta factores externos e indirectos. Algunos de los más importantes son el clima y la eficacia del sistema aislante.

Como podrás intuir, la zona geográfica donde se ubique ejerce una gran influencia sobre el tipo de caldera. No es lo mismo un hogar situado en una zona del norte con temperaturas bajas durante la mayor parte del año en un clima de montaña o una zona del sur con temperaturas mayoritariamente cálidas y secas. Las necesidades de uso y consumo que se derivan en cada contexto son muy diferentes y por lo tanto factores como la potencia y la capacidad de la caldera también serán distintos.

Por otro lado, es importante tener en cuenta un factor indirecto. La capacidad de aislamiento térmico. Ésta puede variar de una vivienda a otra. Por lo general, aquellas que cuentan con mayor antigüedad tienden a estar menos optimizadas a nivel energético y térmico. Esto significa que en su interior se produce una mayor cantidad de pérdidas y fugas. 

Cuando hablamos de fugas térmicas nos referimos a aquellas pérdidas de calor que se producen por deficiencias arquitectónicas o estructurales. En aquellas construcciones poco optimizadas y que además se encuentran en entornos con temperaturas frías y húmedas, las necesidades se pueden incrementar de forma exponencial. Estos dos factores actúan de forma simultánea y afectan considerablemente al consumo diario de recursos y combustible. 

Opta por la fórmula más económica a largo plazo

Para garantizar la máxima eficiencia y ahorro, lo más aconsejable es hacer reformas en caso de que sea necesario para evitar este tipo de pérdidas. De lo contrario estaremos incurriendo en un gasto de combustible adicional que a la vez se traduce en un mayor gasto económico. Contar con el asesoramiento de un instalador de calderas especializado te ayudará a obtener la solución más apropiada.

Entradas relacionadas

Deja tu comentario