Consejos y cuidados para pieles maduras… en invierno.

Consejos y cuidados para pieles maduras… en invierno

A medida que envejecemos, la cantidad de sebo que producen nuestras glándulas sebáceas se reduce, por lo que nuestra tez es más propensa a secarse. Esto conduce a la aparición de líneas finas y arrugas, o hace que las que ya existen sean más prominentes. Ángeles Girón, responsable de investigación en Nezeni Cosmetics, nos aconseja sobre cómo identificar este tipo de piel madura, así como las claves para devolverle de nuevo su vitalidad, consecuencia principalmente de la perdida de colágeno e hidratación.

En ocasiones, la piel de muchas personas ya en la edad madura luce deshidratada y con una visible falta de luminosidad, lo que es fácilmente detectable desde el exterior y en esta época del año. Los poros suelen estar abiertos y a menudo hay hiperpigmentación y manchas de la edad. La mala alimentación, una exposición excesiva al sol, la fatiga, los cambios hormonales, el estrés y otros factores ambientales y de estilo de vida pueden afectar negativamente al cutis y empeorar la aparición de estos signos: “Durante la menopausia, las hormonas de nuestro cuerpo sufren un cambio que también puede reflejarse en la piel, volviéndose más fina y por tanto más sensible, especialmente a los tratamientos más agresivos y al sol. Algunas mujeres llegan a tener brotes, incluso las que nunca han sufrido acné antes” – nos cuenta Ángeles Girón.

Por suerte, existen muchos productos para combatir la tez madura y aún más para prevenir la aparición de arrugas, por ejemplo, cremas repletas de activos tensores naturales, antioxidantes y ácido hialurónico que retrasan los signos de envejecimiento y reducen el tamaño de las arrugas en poco tiempo.

¿Cómo prevenir la aparición prematura de la piel madura?

“La clave está en empezar a aplicar una rutina de cuidado de la piel adecuada a una edad temprana, preferiblemente a los veinte años, utilizar protección solar con regularidad, llevar un estilo de vida saludable que incluya mucho ejercicio y descanso, además de una dieta rica en antioxidantes y vitaminas procedentes de frutas y verduras. En definitiva, cuidar nuestra salud en general”.

Hemos de ser conscientes también de que el envejecimiento es un proceso natural y las líneas de expresión no son más que un signo de risa y alegría. Todos las tendremos algún día, así que hay que intentar no preocuparnos demasiado por ello, el tipo de piel suele estar ya determinado por nuestro particular conjunto de genes, y solo podemos cambiar aquello que se refiere a factores ambientales y de estilo de vida, calidad del agua o desequilibrios hormonales que también influyen en el cutis.

Entradas relacionadas

Deja tu comentario