El sueño del bebé: cómo ayudar a tu hijo a dormir mejor

El sueño del bebé: cómo ayudar a tu hijo a dormir mejor

¿Has podido dormir bien alguna noche desde que nació tu bebé? Todo el que ha sido madre o padre sabe a la perfección que dormir a un niño no siempre resulta sencillo, especialmente cuando se trata de un recién nacido. No basta con recurrir a los pijamas para bebé, llevarlo a la cuna y apagar la luz. Por eso, lo más importante es estar informados y, de este modo, poder adoptar ciertas medidas que contribuyan a que el pequeño concilie el sueño. Si quieres saber más, sigue leyendo.

¿Cuántas horas duerme un bebé?

Como vas a descubrir pronto, las necesidades de descanso de los bebés pueden variar mucho, especialmente durante sus primeros meses de vida. Un bebé de menos de dos meses es capaz de dormir entre 7 y 9 horas al día y unas 8 o 9 horas durante la noche, mientras que uno de tres o cuatro meses dormirá menos siesta y necesitará unas 9 o 10 horas de descanso nocturno. Lo que notarás es que, conforme pase el tiempo y necesite menos sueño diurno, las horas nocturnas de descanso se irán consolidando.

Desarrollar una buena rutina

Establecer unos hábitos de sueño saludables es crucial desde el principio, y por eso debes evitar a tu bebé una sobreestimulación nocturna que pueda dificultar su sueño. Darle un baño, cantarle una nana o leerle un cuento serán actividades perfectas para que se vaya calmando.


Llevarlo a la cuna antes de que se duerma

Lo ideal es llevar a tu bebé a la cuna cuando esté somnoliento, pero que todavía esté despierto. Así, el pequeño comenzará a asociar su cama con el proceso de dormir. Debes asegurarte de que está cómodo; para eso, lo mejor será recurrir a los pijamas para bebé. Acuérdate de colocar a tu pequeño boca arriba para que se duerma.


Ambiente de sueño

El lugar donde va a dormir el niño debe ser un sitio de descanso y que le ofrezca toda la comodidad y tranquilidad posible. También es imprescindible que la temperatura sea la adecuada: es decir, que oscile entre los 19 y los 21 grados.
Si es muy pequeño, lo ideal es que duerma en tu habitación, pero en su propia cuna o moisés. A partir del año, no obstante, será mejor que cuente con su propia habitación.


Tiempo para acomodarse

Al principio, tu bebé puede mostrarse inquieto e incluso es posible que llore antes de dar con una posición que le resulte cómoda para quedarse dormido. Si ves que no deja de llorar, controla al pequeño y ofrécele palabras cariñosas y reconfortantes. Recuerda que tu presencia puede ser lo único que necesite para dormirse plácidamente.

El uso del chupete

Para un bebé que tiene problemas a la hora de acomodarse, una solución puede ser recurrir al chupete. De hecho, algunas investigaciones sugieren que el uso del chupete durante el sueño puede reducir el riesgo a que padezca el síndrome de muerte infantil súbita.

No exagerar los cuidados

Si tu bebé necesita cuidados o alimentación durante la noche, asegúrate de mantener las luces atenuadas, muévete con tranquilidad y habla bajo. Esto indicará a tu pequeño que es hora de dormir y no lo sobreestimulará.

Entradas relacionadas

Deja tu comentario