Ideas para jugar con los más pequeños en el agua

Juegos de agua con los pañales-bañador de LILLYDOO

Se acerca el verano y a medida que aumentan las temperaturas crece también la ilusión de los pequeños nadadores por los juegos y la diversión en el agua. Y no es de extrañar, puesto que la mayoría de los bebés y niños se sienten especialmente cómodos disfrutando de un chapuzón. Sin embargo ¿qué hacemos si las próximas vacaciones en la playa aún están lejos y no hay una piscina apta para niños pequeños cerca de casa que les invite a chapotear? Ningún problema, porque incluso en el jardín, en el balcón o en el cuarto de baño pueden experimentar una gran diversión acuática con un poco de imaginación y algunos accesorios.

LILLYDOO nos propone ideas para crear diferentes juegos con agua.

El agua da mucho juego dentro y fuera de casa

¡Juguetes al agua!

Los más pequeños van a disfrutar mucho bañando a sus juguetes, desde sus animalitos a sus coches, siempre que puedan mojarse. Solo hay que llenar la bañera o un cubo con agua y echar un chorrito de jabón suave para crear espuma. ¡Todos al agua!

¡A pescar!

Jugar a pescar es muy fácil, solo se necesitan dos cubos de agua, algunas pelotas de ping-pong de plástico o tapones de botella (lo suficientemente grandes para evitar que las puedan tragar). Y con una espumadera, un cucharón o un colador, los niños se van a entretener pescando las pelotas o las tapas y transportándolas de un recipiente a otro. ¡Entreno para pescadores!

¡Arco iris en el agua!

Para este original juego hay que preparar unos cubitos de hielo de diferentes colores con colorante alimentario y meterlos en la piscina infantil o en un gran cubo de agua clara. Los más pequeños quedarán maravillados cuando los cubitos se disuelvan y vean las figuras de colores que se crean en el agua. ¡Que empiece el espectáculo!

¡Con el agua de un lado a otro!

Tan sencillo como darle al pequeño nadador un recipiente para transportar agua de un cubo lleno a otro vacío… ¿Y cuál es el reto? Que solo dispondrá de una herramienta que le pueda ayudar: la esponja.

Ya sea en la playa, en la piscina o jugando en el jardín, con los pañales-bañador de LILLYDOO kids, los pequeños nadadores van muy bien equipados. Los túneles turbo distribuyen el líquido de manera uniforme, y esto garantiza que el pañal no se hinche y el niño pueda chapotear con total comodidad. Además, los pañales-bañador son muy fáciles de subir y bajar, y tan solo rasgando el lateral el cambio de pañales puede hacerse cómodamente de pie sin necesidad de un cambiador. Como todos los pañales de LILLYDOO, los pañales-bañador no contienen perfumes ni lociones, son respetuosos con la delicada piel de los bebés incluso dentro del agua.

Entradas relacionadas

Deja tu comentario