La alarma, la única garantía de seguridad en una vivienda.

La alarma, la única garantía de seguridad en una vivienda.

La seguridad en el hogar es una de las principales preocupaciones de los propietarios y cabezas de familia. Los riesgos se han multiplicado en los últimos años, pues a los robos se han sumado las okupaciones como argumentos principales para allanar una morada ajena. Lejos de encontrar soluciones en la legislación, la única garantía para asegurar que habrá una respuesta inmediata ante una situación de este tipo es contratar un sistema de alarmas para piso. Solo así la Policía recibirá un aviso inmediato de la entrada no autorizada y pondrá en marcha el protocolo de actuación en estos casos. Las nuevas tecnologías, además, posibilitan la activación de instalaciones muy potentes y sofisticadas, que ofrecen resultados muy óptimos, tanto en las medidas de prevención como en las comunicaciones.

La iniciativa preventiva es el primer paso para alejar a los posibles ladrones u okupas de entrar en una vivienda. La simple colocación de la placa en la que se indica la presencia de una alarma, además de la propia instalación; son motivos que ahuyentan a los malhechores; conscientes de que encontrarán problemas muy rápido si deciden entrar en una vivienda ajena. Es una acción, por lo tanto, disuasoria y de alta eficacia. Los expertos indican que el setenta por ciento de las intenciones de robos se abortan por la presencia de una alarma. 

Respecto a la normativa vigente en materia de okupación, otro de los grandes riesgos a los que se enfrentan los propietarios en España, la Policía está obligada a desalojar la vivienda durante las primeras cuarenta y ocho horas desde la entrada en la misma. El aviso es inmediato, desde que salta la alarma, por lo que la contratación de esta medida supone la garantía de que el inmueble no será okupado.

Acción rápida ante las intromisiones

En el caso desafortunado de que los ladrones decidan entrar en una casa con alarma, la respuesta por parte de la empresa que presta el servicio, así como de las Fuerzas de Seguridad, es muy rápida. Los avances técnicos y en las telecomunicaciones permiten que el aviso llegue de forma inmediata a un servicio que está operativo durante las veinticuatro horas; y éste conecta rápidamente con la Policía. A través de las cámaras, además, los trabajadores de la empresa contratada pueden confirmar la presencia no autorizada de terceras personas. 

Comodidad para el propietario

La aplicación de la tecnología en los sistemas de alarmas en viviendas también llega al usuario, que tiene a su disposición muchas comodidades para gestionar todas sus competencias en esta materia. A través de su teléfono móvil y mediante la conexión a una aplicación, tiene la posibilidad de realizar varias acciones o comprobaciones, como ver el estado en el que se encuentra la vivienda en cada momento, activar y desactivar el sistema, o tomar fotografías. Es un servicio muy útil, pues puede manejar estas y otras opciones desde cualquier lugar del mundo. ¿Un familiar se queda en casa y no tiene la llave para apagar la alarma? No hay problema, ya que el propietario puede realizar esta gestión con su Smartphone. 

Alta Boletín Casa Actual
Suscríbete a nuestra newsletter de contenidos y recibe información actualizada.
icon

Entradas relacionadas