La bata un complemento indispensable en nuestro fondo de armario.

La bata un complemento indispensable en nuestro fondo de armario

La bata es un complemento que tiene múltiples funciones y modelos, incluso se usa en entornos laborales o escolares.

Las batas no son una pieza de ropa que se considere imprescindible, en cambio hay algunos cómo una bata de baño o un camisón bien elegidos que nos pueden acompañar toda nuestra vida. Estará ahí para ti cuando te le levantes de la cama, salgas de la ducha y te acurruques en el sofá.

La variedad de tipos de batas es increíble, desde ceñidas al cuerpo de lana hasta ligeras y cortas de satén que apenas se ven. En medio están las más polivalentes: quimonos de algodón suave, batas de baño y abrigos de punto que se sienten cómodos sin agobiar.

Hoy os traemos una selección de los diferentes tipos de batas más comunes, considerando factores como su tejido, características de diseño (bolsillos u otros complementos), precio y formas favorecedoras.

¿Cuál es el mejor material para tu bata?

El algodón de alta calidad es la opción de tejido más común, pero dependiendo del uso no será la mejor opción, ya que se trata de un tejido plano que se siente muy bien contra la piel cuando está seco, pero no absorbe la humedad, por lo que no elimina el sudor de nuestro cuerpo en los días calurosos o cuando acabas de salir de la ducha. Resultado: piel húmeda. Eso si, los fabricantes han ideado formas de mejorar la absorción del algodón: agregar fibra sintética (como poliéster o nailon), luego tejerla en una estructura de gofres o toallas para ayudar a atrapar el aire y la humedad. El rizo es una forma francamente ingeniosa de convertir la fibra plana y no absorbente en un tejido esponjoso, altamente absorbente y de secado rápido. El resultado es un tejido texturizado ligero perfecto para albornoces y toallas.

El tejido gofrado es muy popular actualmente entre los aficionados y fabricantes de batas, por una buena razón. Al igual que las toallas, el waffle es un tejido rentable que crea textura sin peso y se puede tejer con todo tipo de fibras para aumentar la absorción y el poder de secado.

La franela está confeccionada con algodón cepillado doble o rayón (fibra semisintética derivada de la celulosa). El clásico material de alta gama para camisones y pijamas de tartán, la franela es extremadamente cálida y lujosa y mantiene su forma durante años. Aunque es caro y pesado y no ofrece secado rápido.

Otro tejido usado es el usado para las camisetas, generalmente hecho de fibras sintéticas absorbentes o una mezcla de algodón y poliéster. Una versión más suave y gruesa de la camiseta es ideal para batas de estar por casa pero también para pantalones de chándal. Es asequible, cómodo y se puede lavar a máquina, pero no mantiene su forma, por lo que no es particularmente duradero.

El satén es una forma de tejer fibras naturales o sintéticas para crear una superficie lisa y brillante. El satén costoso (hecho de seda, por ejemplo) tiende a lavarse en seco únicamente, mientras que el material barato (por lo general, poliéster) no es muy duradero.

El vellón se teje para brindar calor sin peso, generalmente de poliéster. Es asequible, suave e increíblemente cálida, no aguanta muchos lavados. Se seca rápidamente pero no absorbe la humedad como la toalla o el waffle.

El terciopelo , también conocido como felpa, es como el primo elegante del vellón. También está tejido para brindar calidez y comodidad, generalmente de poliéster, pero es aún más cálido y cómodo que el vellón, con una sensación aterciopelada más suave. Se lava y seca bien. Perfecto para batas de invierno que usas sobre tus pijamas.

Hay cuatro grandes tipos de batas, las de estar por casa, las batas de baño, los llamados saltos de cama y las batas de trabajo, cada una tiene su utilidad y sobretodo está confeccionada con diferentes materiales, la mayoría tenemos dos o tres tipos de bata en casa, que nos ofrecen un servicio fiel a nuestras necesidades, cómo ya hemos dicho es un complemento al que no se da mucha importancia pero es un básico en nuestro armario.

Deja tu comentario