Los 7 pasos para dar un masaje a tu bebé.

MASAJES PARA BEBÉS. Cómo transmitir amor y bienestar

Descubre los beneficios de los masajes, tanto a nivel físico, como emocional. Son sencillos de realizar y te regalarán momentos de intimidad maravillosos que disfrutarás tú también.

Aportarle bienestar está en tus manos.

Con el masaje el niño experimenta una gran sensación de bienestar emocional. Le ayuda a relajarse y a dormir más profunda y tranquilamente. Fortalece el apego y el vínculo afectivo aumentando su autoestima. Y facilita la comunicación no verbal.

A nivel físico, le ayuda a regular y reforzar las funciones respiratoria, circulatoria y gastrointestinal. Alivia el dolor producido por los cólicos, gases y estreñimiento, o las molestias por la salida de los dientes. Ayuda a estimular el sistema inmunológico y favorece un mejor desarrollo del sistema nervioso.

Además, es una fantástica forma de transmitir afecto y ternura, de conocer mejor a tu hijo y de poder captar sus estados de ánimo.

Consejos antes de realizar el masaje.

Comprueba que la habitación tiene una temperatura adecuada para que tu bebé no sienta frío. Y asegúrate de utilizar un aceite con ingredientes 100% naturales, como el Aceite de Almendras dulces LILLYDOO, compuesto por un 99% de aceite de almendras prensado en frío, enriquecido con vitamina E y sin colorantes ni fragancias artificiales.

Este es un masaje adecuado a partir de los dos meses del bebé. Y la duración aproximada es de unos 15 minutos, sin embargo, puedes hacerlo más corto.

  1. Calienta unas gotas de aceite de almendras dulces LILLYDOO en las palmas de las manos y colócalas suavemente sobre la barriga y los hombros de tu bebé durante un minuto para indicarle que el masaje está empezando.
  2. Empieza por los pies: rodea cada dedo y estimula las plantas ejerciendo una suave presión con el pulgar.
  3. Masajea las piernas muy ligeramente y pasa con movimientos desde las pantorrillas a los muslos.
  4. Masajea el estómago y el pecho del bebé con la palma de la mano. Asegúrate de realizar sólo movimientos circulares en el estómago en el sentido de las agujas del reloj para favorecer la digestión.
  5. Los brazos masajéalos de izquierda a derecha hasta llegar a las manos.
  6. Con una suave presión y movimientos circulares, masajea las palmas de las manos y frota suavemente cada uno de los dedos.
  7. Por último, vuelve a poner las manos sobre el estómago y los hombros de tu hijo durante un minuto como señal de que el masaje ha terminado.

Un regalo de la naturaleza para su delicada piel.

El Aceite de Almendras dulces de LILLYDOO será tu aliado ideal para la realización de los masajes de tu bebé. Compuesto por un 99% de aceite de almendras prensado en frío, enriquecido con vitamina E y sin colorantes ni fragancias artificiales, ayuda a crear la barrera protectora natural de la piel y alivia la piel seca o irritada.
Asimismo, cuenta con la certificación Ecocert Greenlife, que no solo garantiza su composición a base de ingredientes 100% naturales, sino también que se produce de forma respetuosa con el medio ambiente.

Por último, el uso del Aceite de Almendras dulces de LILLYDOO es muy versátil y está indicado para la piel de toda la familia. Además, al estar envasado en un frasco de cristal de 100ml de gran calidad, resulta especialmente elegante en el cambiador y en el baño.

Entradas relacionadas

Deja tu comentario