Masajes en el pecho: técnicas y beneficios para la lactancia.

Masajes en el pecho: técnicas y beneficios para la lactancia

El masaje de pecho tiene muchos efectos positivos para la lactancia materna, ya que te permite aumentar el suministro de leche, estimular su reflejo de eyección, tratar la congestión, los conductos obstruidos o la mastitis, ayudar al sistema linfático en la eliminación de toxinas o ablandar el pecho para que el bebé se agarre fácilmente. Además, existen otros motivos por los que es interesante incluirlo en nuestra rutina diaria.

7 beneficios para la lactancia que tiene masajear el pecho

  • Ayuda a ‘vaciar el pecho’: La leche se acumula en lo más profundo del pecho, por lo que las madres pueden seguir sintiéndolos llenos después de la extracción. Con un masaje podremos vaciarlo eficazmente.
  • Mejora la calidad de la leche materna: El masaje del pecho ayuda a vaciar los conductos galactóforos y facilita el flujo de leche. Muchos estudios sugieren que mejora la calidad de la leche materna al aumentar significativamente la concentración de sólidos totales, lípidos y caseína.
  • Estimula el reflejo de eyección de leche: Masajear suavemente los pechos con una o ambas manos, golpear suavemente con las yemas de los dedos todo el pecho o rodar ligeramente el pecho combinado con masajear y agitar suavemente, puede estimular el reflejo de eyección de leche.
  • Reduce la hinchazón periareolar: Según algunos estudios, el masaje terapéutico suave de los pechos redujo significativamente la hinchazón periareolar del 93% al 7% así como la gravedad de la congestión, que se reducía del 5,31% al 3,48%.
  • Regula el flujo de linfa y elimina toxinas: El masaje del pecho es muy eficaz para regular el flujo de la linfa a través de los ganglios linfáticos, ayudando a eliminar las toxinas y los líquidos retenidos tras el parto, especialmente los relacionados con las cesáreas.
  • Mejora el agarre del bebé: La presión inversa suavizante, elimina temporalmente el líquido alrededor de la zona del pezón. Esta técnica mejora el agarre del bebé y aumenta la transferencia de leche cuando el pezón está congestionado.
  • Aumenta la producción de leche: Investigadores de Stanford descubrieron que la combinación del masaje del pecho con la extracción manual de leche daba lugar a una mayor producción de leche (48%) por sesión (madres de bebés prematuros de menos de 31 semanas de gestación).Técnicas de masaje de pecho para la lactancia

Las madres deben experimentar para encontrar la técnica que les resulte más eficaz y cómoda. Paula Camarós, matrona colaboradora de Lansinoh España, nos habla de las principales y más extendidas

Técnicas de masaje para lactancia:

  • Movimientos circulares para estimular el reflejo de eyección de leche: “Concéntrate en un pecho cada vez. Con una mano apoyando el pecho, masajea suavemente en pequeños círculos con las yemas de los dedos, trabajando alrededor de todo el pecho. Traza suavemente tus dedos desde la base del pecho hacia el pezón. Es posible que sientas un hormigueo o una sensación de calor al estimular el reflejo. La sensación mejora con las manos calientes”.
  • De lado a lado para aumentar el suministro de leche: “Mientras das el pecho o te extraes leche, utiliza las manos para palpar las zonas firmes del pecho, incluidos los bordes exteriores. Masajea o comprime suavemente estas zonas para vaciarlo. Después de una toma o extracción, masajea suavemente el pecho con movimientos circulares con las yemas de los dedos, o haz rodar suavemente cada pecho entre ambas manos”.
  • Apretando el pecho para favorecer el flujo de leche: “Utiliza las yemas de los dedos para masajear el pecho desde la base del mismo hacia el pezón. El masaje ayuda a calentar y aflojar los tejidos que rodean los conductos lácteos y favorece el flujo de leche. Masajear el pecho hacia la axila también ayuda a reducir la hinchazón y mejorar el drenaje”.

Entradas relacionadas

Deja tu comentario