Home » Artículos » Mosca negra: Cómo protegerse de la plaga que causa estragos en Madrid
Home » Artículos » Mosca negra: Cómo protegerse de la plaga que causa estragos en Madrid

Mosca negra: Cómo protegerse de la plaga que causa estragos en Madrid

Mosca negra: Cómo protegerse de la plaga autóctona

El verano de 2020 ha estado marcado por un importante repunte en los casos de mordedura de mosca negra, principalmente en la Comunidad de Madrid. Este díptero nematócero -más parecido a las avispas que a las moscas comunes- es una especie autóctona, presente desde 1997 en comunidades como Cataluña, Aragón o Madrid. Sin embargo, ha aumentado su incidencia de forma gradual desde el año 2011.

A falta de los tratamientos habituales y de los trabajos usuales de limpieza de los cauces de los ríos como consecuencia del estado de alarma, este año se une otro factor que ha hecho posible el crecimiento inusual de la plaga: las altas temperaturas de más de 20ºC en horas nocturnas, que favorecen el ciclo reproductivo de la mosca negra.

La mosca negra es un insecto de la familia de los simúlidos, es de color
muy oscuro y mide apenas entre tres y seis milímetros. Posee una estructura mandibular en forma de sierra, que le permite alimentarse de la sangre de mamíferos durante las horas del día.

Las mordeduras de la mosca negra son muy dolorosas y pueden molestar hasta un mes después de haberse producido. La hembra inocula una pequeña dosis de anestésico a través de la saliva, que hace que la mordedura no se perciba en un primer momento. Al poco tiempo se genera una roncha muy dolorosa de varios centímetros, hinchazón y posibles cuadros alérgicos.

Sus larvas son acuáticas y por ello suelen encontrarse en las márgenes
herbáceas de ríos con cauce dinámico y agua poco contaminada. La mosca
hembra suele poner entre 200 y 300 huevos en el envés de las hojas de las
plantas.

Cómo protegerse de la mosca negra

La multinacional especializada en control de plagas e higiene ambiental,
Rentokil Initial, ha preparado algunas recomendaciones para evitar las mordeduras de la mosca negra:

  • Evitar pasear por zonas cercanas a ríos y otros cauces dinámicos de
    agua dulce, especialmente si hay mucha vegetación: Los deportistas y las
    personas que pasan mucho tiempo al aire libre durante el día en este tipo de entornos han presentado una mayor incidencia de mordeduras.
  • Vestir ropa clara y preferiblemente sin estampados llamativos o muy
    coloridos, que puedan atraer a los insectos.
  • Tratar de cubrir brazos y piernas, pues suelen ser las zonas más
    afectadas por las mordeduras: Las moscas negras suelen actuar en enjambre, por lo que pueden presentarse fácilmente entre 30 y 50 mordeduras en las extremidades, causadas por varias moscas en simultáneo.
  • Utilizar repelentes de insectos, preferiblemente que incluyan
    citronela.
  • Instalar mosquiteros en puertas y ventanas si se vive en zonas de
    riesgo.
  • Al igual que con las medidas de protección básicas ante el mosquito,
    se recomienda evitar los depósitos de agua estancada.
  • Se si ha detectado la presencia de la plaga en la zona, contactar
    con profesionales que puedan recomendar las mejores acciones para su pronta eliminación.

Qué hacer ante una mordedura de mosca negra

El instinto natural lleva a las personas que han sido mordidas por la mosca
negra a querer rascarse. Sin embargo, esto puede empeorar aún más la herida y producir infecciones.

Lo recomendable en estos casos es:

  • Reconocer el tipo de mordedura: La de la mosca negra, además de ser
    muy dolorosa, se caracteriza por presentarse como un punto de color rojo intenso que se extiende y se inflama.
  • Limpiar la zona y aplicar hielo con gasa o tela para disminuir la
    inflamación, o en su defecto una pomada con corticoide suave (siempre con consejo médico).
  • Acudir a un hospital o centro de salud cercano. Esto es especialmente importante en el caso de las personas alérgicas, que pueden presentar reacciones graves a la mordedura en poco tiempo, como hinchazón de
    cara o labios, dificultad para tragar o problemas respiratorios. En algunos casos se ha requerido hospitalización.

Tratamientos

Rentokil Initial utiliza desde hace años larvicidas para acabar con las
primeras fases del insecto en las zonas de mayor incidencia. De esta forma,
se impide que las larvas lleguen a convertirse en ejemplares adultos.

En Madrid capital, de manera anual, se programa por parte de los Servicios
de Control Vectorial de Madrid Salud la aplicación de Bacillus thuringiensis, un larvicida que actúa también contra larvas de otros insectos.

En paralelo, se suelen realizar tratamientos contra adultos en las zonas con vegetación cercanas a aguas poco contaminadas. Esto incluye el control del desarrollo de las plantas y la protección de los depredadores naturales de esta especie, como los murciélagos, por ejemplo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*

También te puede interesar…

BasqueCatalanDutchEnglishFrenchGalicianGermanItalianPortugueseRussianSpanish