¿Podrían las legumbres sustituir la carne de las hamburguesas?

¿Podrían las legumbres sustituir a la carne?

Las legumbres, muy ricas en vitaminas, fibra y proteína vegetal, son cada vez más un perfecto sustitutivo de la carne en personas que deciden, por una u otra razón, no consumirla.

En Timesburg, cuentan con La Veggie, una hamburguesa especial elaborada con garbanzos, col rizada (kale) y trigo sarraceno, todo ello ecológico, y con La Beyondburg, que mezcla frijoles con arroz y proteína de guisante.

Si no te gusta la carne, la digieres mal o por una razón de conciencia animalista, decides abandonarla y pasarte a sus sustitutos vegetales, las legumbres tienen todas las de ganar, especialmente alubias, garbanzos y lentejas, de las que cada vez más vemos hamburguesas elaboradas a partir de ellas.

Hoy en día, en muchos restaurantes ya cuentan con esta opción, por ejemplo en Timesburg, que casi desde sus inicios cuentan con La Veggie, una hamburguesa ecológica de kale, garbanzo y trigo sarraceno con lechuga francesa, pesto casero y tomate a la parrilla como acompañantes, y también con La Beyondburg, hecha con frijoles, arroz y proteína de guisante. Por consistencia, textura, aspecto y sabor, este tipo de “carne” es el producto que más parecido tiene con la carne animal, al punto de ser casi indistinguible, ya que su jugosidad recuerda a la de la carne picada. Carente de gluten y OGM, lleva también mozzarella vegana, lechuga, tomate, cebolla fresca y kikos crujientes con salsa de soja.

Qué no debe faltar en una dieta vegetariana

A diferencia de lo que mucha gente cree, ser vegetariano no es sinónimo de comer saludable ni estar sano/a, si bien es recomendada la ingesta de vegetales y frutas por encima de otros alimentos. La dieta ante todo debe ser variada, equilibrada y algo muy importante, planificada, de manera que no le falten los nutrientes esenciales para el correcto funcionamiento de nuestro sistema digestivo y salud en general.

Al no contar con proteínas de origen animal como lácteos, huevos o carnes, estas deben ser sustituidas por otras de origen vegetal que cumplan similar función, como las legumbres, la soja, la quinoa, los frutos secos o el tempeh, ricos todos en aminoácidos esenciales. Pero no sólo la proteína, en una dieta vegetariana puede existir un déficit de hierro, reemplazable con alimentos que lo incluyen en mayor cantidad como las espinacas, el brócoli o las lentejas. Por último, la vitamina B12 sería uno de esos nutrientes que más dolor de cabeza provocan en los vegetarianos, que suelen recurrir a la espirulina o el alga chlorella entre otros, además de alimentos enriquecidos o suplementos que la contienen.

Entradas relacionadas

Deja tu comentario