Pros y contras de las copas menstruales frente a las braguitas menstruales.

Ventajas de las copas menstruales frente a las braguitas menstruales

La copa es un producto de higiene menstrual saludable, ecológico y rentable, rasgos que se acentúan cuando se ponen sobre la mesa otras opciones como las compresas y los tampones. Pero, ¿por qué la copa menstrual sigue siendo una opción ganadora y qué ventajas tiene frente a las bragas menstruales? INTIMINA, marca dedicada a cuidar todos los aspectos de la salud íntima femenina, expone cuáles son los factores a tener en cuenta a la hora de elegir tu solución de higiene menstrual:

Potencia tu salud menstrual

Alergias, mayor predisposición o susceptibilidad para desarrollar infecciones e incluso microerosiones en la zona íntima. Estas son solo algunas de las alteraciones que algunas mujeres pueden desarrollar tras el uso continuado de tampones y compresas. La causa se encuentra en los materiales con los que están fabricados, como plásticos, fibras sintéticas o sustancias químicas destinadas al blanqueamiento de estos productos.

Las bragas menstruales, por su parte, suelen tener tres capas elaboradas con tejidos especiales, sintéticos. Algunos de estos tejidos cuentan con sustancias perfluoroalquiladas (PFAS), un grupo de productos químicos con potencial para reducir la fertilidad, afectar a la resistencia a las vacunas e incrementar las probabilidades de desarrollar algunos tipos de cáncer.

En el caso de las copas menstruales, nos encontramos con un producto que no representa una amenaza para la salud, siempre y cuando estén fabricadas con silicona de grado médico. La silicona de grado médico es compatible con los tejidos corporales e inofensiva para el organismo porque no desprende partículas tóxicas.

Riesgos para el medio ambiente

Uno de los motivos por los que las mujeres están cada vez más concienciadas con el cambio de hábitos en cuestiones de higiene menstrual es por la generación de residuos. Las cifras hablan por sí solas: una mujer, a lo largo de su vida fértil, puede generar unos 228 kg de basura con productos de higiene íntima de un solo uso que acaba en vertederos o en la naturaleza.

Si bien las bragas menstruales se ofrecen como una solución de uso recurrente y no desechable, nos encontramos con que la producción textil es la segunda industria más contaminante del mundo debido al proceso de producción y a los residuos que genera, según apunta la Conferencia de la ONU sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD por sus siglas en inglés).

Además, el tejido sintético resultante es esencialmente plástico y en los sucesivos lavados, se desprenden microfibras tóxicas que acaban en los océanos afectando a toda la cadena alimentaria.

Las copas menstruales fabricadas con silicona de grado médico no presentan ninguna de estas amenazas medioambientales porque no desprenden toxinas ni ninguna otra sustancia.

Mejora del conocimiento de tu ciclo menstrual

Cada mujer es un mundo y su ciclo menstrual, un universo. La regla también puede experimentar cambios de color, textura y olor que pueden revelar problemas de salud.

La mejor manera de conocer y analizar nuestra menstruación es usando la copa menstrual, porque se trata de un método de recogida y no de absorción.

Vida útil más útil y mantenimiento más sencillo

Las bragas menstruales suelen tener una vida útil de unos 2 años, aunque dependerá del material y de su conservación. En cuanto a su duración diaria, dependerá de la cantidad de flujo y de la capacidad de absorción pero suele ser inferior a la de un tampón.

En términos de vida útil, ésta se multiplica por cinco cuando hablamos de las copas menstruales, ya que se puede usar hasta 10 años, aunque esta cifra puede variar en función del modelo y de su cuidado.

Durante los días de la regla puedes llevar la copa menstrual hasta 8 horas y no necesitas tener otra para cambiarte: con vaciarla y lavarla, la tendrás lista para volver a ponértela.

Inversión en salud y en tu bolsillo

Las bragas menstruales tienen un precio medio entre los 25 y 35 euros aproximadamente y se necesita un promedio de tres a cinco bragas por periodo menstrual. Aparte de que la vida útil es de 24 meses. Por lo que no es extraño que el coste destinado a este producto sea más elevado, al tener que adquirirlas varias veces durante tu vida menstrual.

A la hora de hacer cálculos sobre la inversión en una copa menstrual, si bien el precio medio puede llegar a los 45 euros, solo se necesita una copa para toda la menstruación y tiene una vida útil de 10 años. Con una única compra podrás cubrir tus próximas 120 menstruaciones.

Gana en comodidad

¿Cómo saber si tu producto de higiene menstrual cumple la check list de la comodidad?

Estos son algunos de los elementos que se suelen tener en cuenta:

✔ Libertad. Con una copa menstrual puedes bañarte y estar fuera de casa todo el día (sin tener que llevar unas bragas de repuesto). Y, si quieres mantener relaciones sexuales con penetración, pero quieres evitar el flujo menstrual, puedes usar la Ziggy Cup 2 de INTIMINA.

✔ Humedad y discreción. Los métodos de absorción, como las braguitas, pueden dejarte una sensación de humedad. Sin embargo, la copa menstrual recoge la menstruación en tu interior y nunca tendrás esa sensación. En cuanto a las fugas, si está bien ajustada, no habrá.

✔ Por último, el olor cuando el flujo menstrual entra en contacto con el tejido es más intenso. Y, aunque el material de las bragas menstruales suele ser transpirable, también es impermeable y acumula sudor. En el caso de las copas menstruales, la silicona de grado médico y la propia forma de la copa y función, evitan esta molestia y permiten transpirar.

Entradas relacionadas

Deja tu comentario