¿Puede la coloración capilar mejorar nuestros rasgos faciales?

Puede la coloración capilar mejorar nuestros rasgos faciales?


La nueva temporada -y el nuevo año- nos reclaman un cambio de cabello. Alguien decía que´cuando una mujer corta o tiñe su cabello es porque algo bueno trama… Sea o no una trama, lo cierto es que con la llegada de enero muchas mujeres buscan un aspecto que ayude a diluir ciertos recuerdos del pasado y mejorar su actitud de cara al nuevo año. Por todo ello, el servicio de Colorimetría que ofrecen en el salón The Beauty Concept Hair consiste en una amplia carta de tonos que se analizan con sus expertos para detectar cómo afectará ese cambio a nuestro aspecto global.

Fran Galán, estilista y colorista de The Beauty Concept Hair, asegura que “ el objetivo es que cada persona que entre en el salón salga con una versión mucho mejor de sí misma y, sobre todo, que se identifique con ella.

No debemos dejarnos llevar por una tendencia o alguien que luce un tono que nos gusta, pero que no encaja con nuestro estilo de vida”. En este caso, los expertos en colorimetría y visagismo, o lo que es lo mismo, en el arte de resaltar la belleza, han dado respuesta a muchas de las cuestiones que plantea la coloración acerca de su aplicación o de sus ingredientes.

¿En qué consiste la colorimetría y cómo se utiliza para reconocer qué color es el más adecuado para cada persona?

“Es la ciencia que estudia el color y su desarrollo y con ella podemos crear una carta o una escala de colores personalizada para cada persona. Para saber qué color es el adecuado hay que tener en cuenta el tipo de piel y el visagismo, es decir, ver qué tonos resaltarán más su belleza. A partir de ahí, barajamos varias técnicas para analizar si debemos aportar sombras o crear luces en determinadas zonas del rostro jugando con los colores, y siempre teniendo en cuenta tanto el color de los ojos y de la piel, así como su personalidad y estilo.

Siempre que trabajamos con tonos más oscuros lo hacemos para acentuar ciertas partes del rostro; en cambio,
utilizaremos los tonos más claros para suavizar facciones”.

“Por ejemplo, si una persona quiere disimular una frente muy marcada, trabajaremos el flequillo en tonos más
claros para di-fuminar y suavizar, pero si alguien tiene muy un rostro muy redondo, jugaremos con tonos más
oscuros que creen sombras y disimule la forma”.

¿Qué beneficios tiene para una persona elegir el color que más le favorece?

“Mediante la coloración podemos realzar la mirada e incluso acentuar facciones del rostro o disimularlas. Por ejemplo, en el caso de los rostros apagados, podemos potenciar la luz, mientras que, en los cabellos finos, podemos crear contrastes que den como resultado un efecto visual que le aportará más volumen. Estos resultados aportan a la persona un gran estado de bienestar y seguridad en sí misma, es casi como hacerte un retoque estético porque podemos definir y potenciar facciones. Al final tenemos muchas bazas con las que jugar para que el cliente quede satisfecho con el resultado

¿Que no se quiere dar color? Podemos jugar con el corte, ¿que simplemente quiere un cambio rápido? Lo hacemos con el peinado. Nuestra finalidad siempre será conseguir la mejor versión de uno mismo”.

¿Qué colores le sientan mejor a las pieles claras? ¿Y a las más morenas?

“Si tienes una tonalidad clara, directamente iría a colores denominados fríos: grises, platinados, blancos o ceniza. En cambio, para los rostros más morenos, trabajaríamos el color con tonos más cálidos que su base original. Me refiero a tonos avellana, caramelo o moca. Todos ellos aportan un toque de luz al cabello sin crear mucho contraste. De esta forma podemos enfocar un toque de luz en la zona del flequillo y los contornos y conseguir lo que hablábamos antes de la versión actualizada de las Chunky Highlights”

Para alguien que se ha hecho la coloración en casa y el resultado no es el que esperaba, ¿hay solución?

“Sí, hay solución, pero todo dependerá de la fibra capilar y de la salud del cabello. El primer paso será realizar un estudio para ver su estado y buscar la solución. Por ejemplo, si te has hecho una coloración en casa cuyo resultado no es el que esperabas y tienes la fibra estropeada y muy débil, lo primero será centrarnos en recuperar esa fibra y, una vez que lo logremos, buscar el efecto del color deseado, aunque siempre podremos darle un matiz distinto de color para que en el proceso la persona se sienta más cómoda. A priori, puede que no sea el cambio que traía en mente, pero a largo plazo su melena lo agradecerá y el resultado será más favorable”

¿Qué opinas de los colores artificiales? ¿Hay una edad para llevarlos?

“Los tonos fantasía son muy recurrentes para alguien que quiere darle un toque especial al look, pero hay que tener en cuenta que este tipo de coloraciones requieren mucho mantenimiento. No son colores existentes como tal, al fin y al cabo, son pigmentos artificiales cuya duración se marca entre dos y ocho lavados como mucho.

Si eliges un color fantasía, lo ideal será acudir al salón asiduamente para poder refrescar el resultado. En este caso sí que lo recomiendo porque es muy bonito y llama mucho la atención. En mi opinión, realmente no hay ningún tipo de edad para llevarlo, si lo llevas con estilo y cuidado puede incluso rejuvenecer el rostro. De hecho, cada vez son más las señoras mayores que se atreven a llevar un mechón rosa o violeta ya que les aporta un punto de inflexión para rejuvenecer y modernizar. En el salón TBC Hair escuchamos mucho la demanda de ‘dame un toque moderno’, y con los colores fantasía es muy fácil conseguirlo”.

Entradas relacionadas

Deja tu comentario