¿Qué es el Interiorismo sensorial ?

Interiorismo sensorial: ¿qué es?

El interiorismo sensorial es una práctica dentro del diseño de interiores que va más allá del plano estético. Su objetivo es provocar en el visitante diferentes sensaciones que lo lleven a vivir experiencias agradables, de disfrute, y significativas. Los resultados que brindan los proyectos de interiorismo sensorial son espacios estéticamente agradables, prácticos y, por encima de todo, de gran valor emocional para el visitante. La experiencia de la persona tiene que ver con el impacto que genera el espacio en sus cinco sentidos: vista, gusto, olfato, audición y tacto. Ese impacto, que se genera por diversas sensaciones, va a provocar en el cliente diferentes emociones.

Nuestra percepción del mundo se construye a través de nuestros cinco sentidos, y es a partir de esas percepciones y sensaciones que obtenemos experiencias más o menos agradables. Un espacio, sin importar su tamaño, puede transmitir muchas sensaciones diferentes. Además, cabe señalar que todas las personas perciben y sienten de manera distinta. Es por esta razón que, para que el interiorismo sensorial funcione, cada cliente debe explicitar al estudio de diseño qué sensación desea que le provoque el espacio que se quiere diseñar. Este proceso consiste en adjetivar los espacios: ligar adjetivos calificativos a cada habitación, cada área o cada construcción.

Dicho de otra manera, es una práctica que busca generar experiencias significativas en el visitante, al apelar a todos sus sentidos. Se utiliza para diseñar diferentes tipos de espacios, tanto residenciales como comerciales.

¿Cómo funciona exactamente la práctica del interiorismo sensorial?

¿Qué ejemplos existen? Te contamos todo lo que tienes que saber sobre el interiorismo sensorial, y te compartimos algunos ejemplos para que puedas ver cómo se aplica.

Materiales en el interiorismo sensorial.

Sabemos que las texturas de los materiales son claves a la hora de generar un efecto determinado en el sentido del tacto de una persona. Un mármol suave, frío y rígido va a provocar una sensación muy diferente a la de una madera rugosa y de temperatura más cálida. Del mismo modo, una pared de ladrillo a la vista va a generar una impresión visual completamente diferente a la de una pared pintada de blanco.

Existen infinitos ejemplos que dan cuenta de la importancia de los materiales en el interiorismo sensorial. Veamos cuáles son los materiales clave en esta práctica del diseño de interiores, explorando las sensaciones que podrían despertar:

Vidrio o cristal

Estos materiales sobrios y nobles nunca pasan de moda. Por ejemplo, si quieres diseñar un baño elegante y confortable, transparente y sincero, te recomendamos que elijas mamparas de vidrio. Puedes elegir según tu gusto, existen en el mercado mamparas para ducha de vidrio templado de 8mm, con acabados de perfilaría en blanco mate, plata alto brillo, cromo y negro. Hay una gran cantidad de diseños diferentes con funcionalidades que se adaptan a todo tipo de necesidades.

Madera

Podemos afirmar que la madera es el material más noble, hogareño y acogedor que existe. Además de generar una sensación de hogar, la madera presenta un montón de propiedades beneficiosas que colaboran en obtener una experiencia positiva cuando se habita un espacio construido con ese material. La madera no tiene que ser pensada para revestir las paredes o el suelo únicamente, sino que además puede utilizarse en otras superficies o espacios, como por ejemplo en la cocina.

Piedra natural

Las piedras más utilizadas actualmente en el interiorismo sensorial son los mármoles, los granitos y las cuarcitas. Las piedras naturales pueden utilizarse para revestir paredes, pisos, y techos, como también en encimeras. Espacios naturales, cercanos, primitivos. Cada piedra natural, según su textura, sus colores, sus posiciones y su presencia, dará pie a ciertos adjetivos.

Fibras naturales

Como sostiene el biointeriorismo, siempre conviene diseñar espacios con materiales naturales y libres de sustancias tóxicas. Los materiales sintéticos, aunque pueden generar sensaciones y emociones agradables, no se comparan con la facilidad y la naturalidad con la que lo hacen los materiales naturales. ¿Con qué adjetivos se relacionan? Sano, terapéutico, familiar.

El interiorismo busca unir estética con practicidad a través de formas sencillas, mobiliario ergonómico y fibras naturales y orgánicas.

Ejemplos de interiorismo sensorial

Para visualizar mejor el concepto del interiorismo sensorial, te mostraremos ejemplos concretos de diferentes proyectos conocidos a nivel mundial que lo aplican. Como mencionamos anteriormente, cada persona siente de una manera particular y única, y por esto, cada proyecto de interiorismo sensorial también es único. ¿Qué significa eso? Los adjetivos que acompañan los elementos dependen del conjunto en el que se encuentren. Cada espacio va a estar teñido por la personalidad del cliente.

De alguna manera, se puede decir que los interiores dicen mucho de las personas que habitan en ellos. Y, sobre todo, en arquitectura e interiorismo, los sentidos son los que nos dan la primera impresión de un espacio. En este sentido, vale la pena tener en cuenta que los sentidos más influyentes son la vista, el tacto y el olfato, aunque también lo es el sonido.

Con esto en mente, muchos artistas y arquitectos se han decidido a experimentar con sus obras para trabajar sobre la idea de que cada uno de nuestros sentidos puede ser significativo y tener el potencial de transformar las experiencias arquitectónicas. El arte y la funcionalidad pueden convivir en la arquitectura sensorial para crear resultados de lo más sorprendentes.

Entradas relacionadas

Deja tu comentario