Qué es la Porosidad capilar y cómo tratarla

Qué es la Porosidad capilar y cómo tratarla

Las melenas porosas pueden parecer un desafío, pero en realidad son una oportunidad para aprender y adaptarse. Con los consejos adecuados y los productos correctos, podemos protegerlas, nutrirlas, resaltarlas… y lo más importante, revertir este problema. La porosidad capilar tiene que ver con cuánta humedad puede absorber y retener el cabello, y la podríamos dividir en dos: alta (absorbe mucha agua) o baja (retiene agua). Esta porosidad no es estática y puede cambiar con el tiempo, haciéndolo también nuestro pelo. María García, responsable de experiencia de cliente de la firma sevillana de champús sin sulfatos Dalire, nos habla del cabello poroso y cómo saber identificarlo además de tratarlo.

Factores como la exposición prolongada a los rayos UV, la decoloración, los tratamientos químicos, o el uso frecuente de herramientas de calor, pueden dañar nuestro cabello y provocar un aumento en su porosidad. Nos daremos cuenta de tener un pelo poroso si este se seca muy rápido o se moja también rápidamente, o si se enreda con facilidad, se encrespa o tiene una textura aspera además de romperse a menudo y no mantener un peinado por mucho tiempo.

Cómo cuidar el cabello muy poroso

  1. Evita las agresiones: No uses herramientas muy calientes ni tratamientos agresivos. El uso excesivo de agentes secantes, tratamientos químicos, herramientas térmicas como planchas y secadores y la exposición al sol, pueden afectar la porosidad de tu cabello. Todo ello, elimina la hidratación y puede dañar la cutícula, haciéndolo aún más poroso. Un buen protector solar intensivo con keratina, es la mejor manera de protegerlo de los daños y reparar la cutícula.
  1. Hidratación al máximo: El cabello de alta porosidad es frágil, así que evita el desgaste por exceso de peinado, cepillado y lavado. Lo más importante es tenerlo siempre hidratado, ya que estará protegido y eso es sinónimo de brillo, salud y felicidad. Una crema o mascarilla nutritiva es una buena opción para conseguir esa hidratación en profundidad.
  2. Secado natural o baja temperatura: El cabello se seca muy rápido, olvida el secador (o úsalo a baja temperatura) y opta por dejarlo al aire libre.
  3. Protege el color: Al teñir, los pigmentos pueden caerse con facilidad debido a esas cutículas sueltas. Usa champús y acondicionadores que protejan el color. Dalire recomienda un champú morado, perfecto para mantener el color y mejorar la salud de tu pelo.
  4. Productos cremosos y nutritivos: El cabello poroso puede estar desprotegido, por lo que elige productos densos y cremosos que nutran y protejan. Por ejemplo el coco, la keratina, la jojoba o la manteca de karité, que sellan la hidratación y alimentan el cabello. También algunos acondicionadores y tratamientos profundos.
  5. Tratamiento prechampú: Las cutículas pueden absorber proteínas y aceites hidratantes como esponjas. Así que… ¿por qué no mimarlo con un tratamiento antes del champú?. Elige mejor fórmulas ricas en aceites y nutrientes y díle adiós a los productos aguados.
  6. Peinados naturales: Muchos peinados se desvanecen en horas ya que el cabello poroso no mantiene el peinado por mucho tiempo. Si estás ante un día o evento especial, no olvides los productos de fijación fuerte
Alta Boletín Casa Actual
Suscríbete a nuestra newsletter de contenidos y recibe información actualizada.
icon

Entradas relacionadas