Qué hacer ante una huelga de lactancia

Qué hacer ante una "huelga de lactancia"

En algunas ocasiones, durante el periodo de lactancia, tu bebé puede rechazar el pecho de forma inesperada, aunque no debes alarmarte. Lo más importante es identificar el motivo para ponerle solución y que tu bebé vuelva a tomar el pecho como siempre. Desde Lansinoh, nos cuentan las causas más comunes de la huelga de lactancia, y cómo actuar frente a ella.

En primer lugar, tendríamos que definir qué es una huelga de lactancia: “Básicamente, cuando un bebé se niega a amamantar de forma repentina y sin motivo aparente. La principal diferencia con un destete natural es que éste se produce de manera progresiva, y normalmente a partir del año de vida del bebé. Los motivos por los que un bebé puede negarse a tomar el pecho son varios, ya sea porque se encuentra mal o por causas no necesariamente relacionadas con el malestar.

La huelga de lactancia se puede deber a algún dolor que padezca el bebé como la salida de los dientes, la aparición de aftas en la boca, otitis, dolor en el cuello, congestión nasal o anquiloglosia, también llamada lengua atada, producida cuando el frenillo sublingual impide que el bebé pueda succionar correctamente. Otros motivos serían una menor producción de leche, estrés de la madre o del bebé, o una mastitis común: “También puede darse por cambios en el perfume, jabón o desodorante de las mamás, por algún miedo del bebé ante un grito o gesto de la madre debido a un mordisco, o por el síndrome de confusión del pezón, que es la negación del bebé a mamar del pecho materno, tras dos o tres primeros meses acostumbrados al uso común de chupetes, tetinas o biberones” – nos amplían desde Lansinoh. 

¿Qué podemos hacer ante estos casos?

Las mamás deben estar tranquilas, pacientes y con actitud positiva, ya que en la gran mayoría de casos se trata de un proceso transitorio. Es simplemente una etapa, no tienen por qué significar el fin de la lactancia. Aunque antes de tomar cualquier decisión, es importante pedir ayuda a una profesional que confirme que tu bebé no sufre ninguna dolencia: “Normalmente, la huelga de lactancia tiene una duración entre dos y cinco días. Durante este tiempo, es recomendable usar un sacaleches para mantener la producción y evitar obstrucciones. Para alimentar al bebé, hazlo siempre con un vaso, una cuchara o una jeringuilla.

Cuando volvamos a darle el pecho tras la huelga de lactancia, es importante seguir estos consejos que nos da Lansinoh:

  • Busca una posición en la que ambos os sintáis cómodos
  • Ofrécele el pecho cuando tenga sueño
  • Evita que tu bebé tenga distracciones. Una luz suave ayudará a que se tranquilice
  • Mécelo
  • Pasa todo el tiempo que sea posible con tu bebé, con constantes demostraciones de cariño

Entradas relacionadas

Deja tu comentario