Las manzanas son buenísimas para poner a tu metabolismo en marcha y eliminar toxinas.

Y hay más maneras de beneficiarse de sus propiedades que haciendo una tarta o una salsa: haciendo tu propio agua de manzana. Y, si además añades canela, además de tener más sabor, te ayudará a reducir tu nivel de azúcar en sangre.

Ten en cuenta que los ingredientes tardan entre 2 y 4 horas en macerar con el agua, así que asegúrate de preparar la receta con antelación.

  • 1 litro de agua filtrada
  • 1 manzana*
  • 1 rama de canela*
  • 1 jarra de cristal (1L de capacidad)

* Intenta comprar estos ingredientes sin embalajes, de productores locales y procedencia orgánica.

 Corta la manzana en rodajas

  1. Introduce las rodajas de manzana y la rama de canela en la jarra
  2. Llénala con 1 litro de agua fresca filtrada
  3. Deja la mezcla macerar 2-4 horas

Recuerda que puedes llenar la jarra de nuevo con agua un par de veces con la misma manzana y rama de canela. La segunda y tercera vez tendrá un sabor menos fuerte pero seguirá estando buenísimo, ¡y así aprovechas los ingredientes al máximo!

¿Quieres probar esta receta pero no te gusta el sabor o el olor del agua de tu grifo? Prueba a dejar el agua en otra jarra durante unas horas antes (casi todo el cloro se evaporará solo), o compra un filtro asequible y fácil de instalar como TAPP 1.