Soluciones de almacenaje para que la habitación de los niños no sea un caos.

Soluciones de almacenaje para niños

Navidad, Reyes Magos y cientos de regalos… ¿Qué significa? la habitación de los niños (y el resto de la casa) se convierten en un caos. Aquí algunos recursos de la firma francesa de diseño y equipamiento del hogar Schmidt que te permitirán mantener todo bajo control

Schmidt te propone 6 opciones a medida de los más pequeños para que ellos también puedan participar en el orden de la casa (y de sus juguetes).

Una habitación a medida de los más pequeños

El principal imprescindible del cuarto de los reyes de la casa: adaptación a sus necesidades. Que puedan acceder a ciertos cajones, armarios o estanterías será el primer paso para que sean capaces de ordenar sus juguetes, materiales y ropa de una manera sencilla. Todo ello sin tener que quitarles espacio de juego y desarrollo.

Los muebles a medida de Schmidt son ideales para explotar cada rincón disponible de la habitación. No todos los compartimentos pueden estar a la altura de los más pequeños, pero sí es posible que tengan sus espacios de fácil acceso para guardar sus cosas.

Un ejemplo es el dormitorio infantil de la colección Viaje a Islandia de Schmidt, equipado con gavetas, nichos abiertos además de armarios con puertas batientes y armarios roperos de puerta plegable. Junto a su relajante decoración de color Celest e Iceland, es la idea más recomendable para ganar espacio, además de tener la ventaja de que se puede organizar de forma rápida.

Por otro lado, la firma francesa te permite escoger la cantidad de muebles y barras que desees combinar junto con las baldas fijas o móviles más apropiadas para cada habitación. Además, para decorar se pueden combinar diferentes colores, lacas y acabados al gusto de cada niño. “Con el concepto color Mix puedes escoger hasta 3 colores, materiales y acabados para un mismo mueble. Tienes más de 200.000 combinaciones para dejar volar tu imaginación y personalizar tu espacio a tu gusto.

Sácale partido a las alturas

¿El principal lema? No des ningún metro por perdido, especialmente si la habitación es pequeña, las paredes son nuestro gran aliado.

Los peluches, cuentos y juguetes pueden servir como decoración además de ser un entretenimiento. El consejo es combinar los diferentes fondos de las estanterías (algunas más estrechas y otras más profundas) para guardar todos esos entretenimientos que nunca sabemos donde colocar. De esta forma conseguirás evitar que el desorden sea excesivo al colocar los cuentos con las portadas vistas, para que su visualización sea mucho más fácil.

Por otro lado, las estanterías son un elemento que nos dan mucho juego e imprescindibles en cualquier habitación infantil ya que nos permiten aprovechar las alturas de forma muy práctica. Hay estanterías bajas que resultan muy cómodas para los niños, ya que llegan fácilmente a todos los estantes y pueden coger y colocar las cosas sin ayuda. Si la habitación es pequeña y optas por estanterías altas que aporten más sitio para guardar, procura que en la parte inferior se encuentre aquello que los niños usan a diario para facilitarles la tarea.

Otra opción recomendable que brinda la colección Viaje a Islandia, son las estanterías de madera con marcos metálicos de diseño. Además de poder colocar sus baldas a diferentes alturas personalizadas, tienen un diseño muy funcional y original a un precio muy asequible.

Un armario a medida con puertas correderas

Disponer de un armario bien distribuido y con múltiples espacios de organización es clave para mantener la ropa en su sitio. Los armarios a medida de Schmidt son tan profundos que nada se les resiste, ni siquiera esos disfraces que nunca sabemos dónde colocar.

Para proporcionar a tus hijos un ambiente tranquilo, el vestidor FIRST es ideal. Está inspirado en un estilo escandinavo de color madera natural y tonos suaves para conseguir un efecto relajante y combinar con todo tipo de decoración.

Este armario se adapta a tu hogar, ya que puede instalarse contra una pared o empotrado. Hará que la habitación se vea más grande al contar con dos puertas correderas (con amortiguadores integrados). Una de ellas está equipada con un espejo que va del suelo al techo. Por otra parte, el interior está equipado con 4 barras de ropero y 4 baldas que se pueden configurar en diferentes variantes para adaptarse a tus necesidades.

Grandes espacios de almacenamiento

En una habitación para niños, nunca sobra espacio de almacenamiento. Por eso, Schmidt te propone el poder escoger muebles con amplios cajones, para que cada cosa tenga su sitio y ordenar sea más fácil. Además, son el espacio perfecto para almacenar los juguetes más grandes, material de dibujo, ropa de cama o prendas de otras temporadas.

El cajón Schmidt hecho a medida con compartimentos para guardar la ropa, cuenta con una alfombrilla antideslizante del mismo color que el cajón, el frente de madera y tiradores cómodos para los más pequeños. Este tipo de cajones permiten una apertura total, lo que los hace más accesibles. También, Schmidt ofrece la posibilidad de añadir un cajón a la inglesa en todas las gavetas correderas. De esta manera, la habitación se recoge en un periquete y es muy fácil para los niños.

Un truquito es que en cada cajón guardes un contenido distinto. Así, con todo clasificado, solo tendrás que enseñar a los niños dónde va cada cosa y ellos mismos podrán hacerlo solos.

Un imprescindible: la cómoda

Para aprovechar el espacio del dormitorio al máximo hay que distribuir los muebles de manera coherente y equitativa, pero a la vez, de manera práctica. Una buena opción es colocar una cómoda, a la par de auxiliar se trata de un mueble útil.

Las cómodas a medida de Schmidt son un must a la hora de diseñar un dormitorio para los niños. Sustituyen sin problema una mesita de noche y, además de decorar la habitación, les dará ese espacio extra que nunca viene mal para guardar todos sus muñecos.

Las medidas de la cómoda pueden variar tanto en alto como en ancho y en profundidad, por lo que pueden adaptarse a la perfección a cada hogar. Están fabricadas de melaminado de alta gama con acabado de madera o laca, lo que le da ese toque cálido y confortante. Cuentan también con numerosos espacios de almacenaje racionales, con cajones profundos y compartimentos de diferentes tamaños situados detrás de puertas correderas

De donde no hay no se puede sacar, ¿o sí?

Muchas veces creemos que tenemos mucho menos espacio del que en realidad hay. Lo que tenemos que hacer es dejar volar nuestra imaginación y buscar soluciones originales.

El almacenaje debajo de la escalera de Schmidt es una manera perfecta de aprovechar ese espacio que normalmente desperdiciamos. Este armario con guardarropa de bajo techo e inclinado está hecho a medida y cuenta con una gran profundidad que permite optimizar la organización y encontrar nuevos usos a ese hueco bajo la escalera colocando un ropero a la derecha, una caja de juguetes a la izquierda… y un nicho de diseño en el centro para evitar un efecto de masificación.

Entradas relacionadas

Deja tu comentario