Home » Jardinería » Cómo podar árboles frutales de pepitas (manzanos y perales).
Home » Jardinería » Cómo podar árboles frutales de pepitas (manzanos y perales).

Cómo podar árboles frutales de pepitas (manzanos y perales).

Son diversas las razones que justifican la poda de un árbol frutal de pepitas

Cómo podar árboles frutales de pepitas (manzanos y perales)

Son diversas las razones que justifican la poda de un árbol frutal de pepitas:

Ayudar a que fructifique eliminando los retoños excesivos y permitiendo que se concentre la mayor cantidad de savia en los frutos.

Darle una forma equilibrada reduciendo la longitud de las ramas demasiado desarrolladas y cortando las que están mal situadas.

Mejorar la fructificación aireando el centro del árbol para permitir la penetración de los rayos de sol hasta el corazón de la planta.

Limitar el crecimiento y facilitar la cosecha frenando el desarrollo a base de podas repetidas.

Aumentar el vigor podando bastante cortas las ramas principales ya que una poda severa tiende siempre a estimular el crecimiento.

Respetar la forma del árbol impidiendo el crecimiento anárquico, sobre todo para los árboles en palmeta y todas las plantas en espaldera.

Apoyar la floración y la fructificación favoreciendo todos los órganos fértiles.

Rejuvenecer el árbol favoreciendo el crecimiento de las ramas jóvenes en detrimento de las ramas más viejas y menos productivas.

Las operaciones de poda de los árboles frutales de pepitas son muy severas, por lo que deben realizarse siempre en periodo de reposo vegetativo, cuando el árbol ha perdido las hojas. La época ideal es diciembre-enero. Se debe podar un día que no hiele.

La vegetación de los perales es algo más temprana que la de los manzanos, por lo que se podarán en primer lugar.

Todos los cortes deben hacerse por encima de una yema de madera, lo que asegurará la supervivencia de la rama al desarrollarse en primavera.

Pode en sesgado, unos 5 cm por encima de la yema (esto permitirá al agua de lluvia deslizarse sin riesgo de ahogar la yema y de hacerla abortar).

Por regla general, la poda sistemática a tres yemas de todos los retoños es un buen método para conservar los árboles en buenas proporciones.

Principio de fructificación
El ciclo se desarrolla a lo largo de 3 años.

1.- Yema de madera: la yema más pequeña produce un retoño con hojas.

2.- Dardo: evolución de la yema de madera hacia la fructificación transformándose en un capullo de fruto o en un retoño con hojas.

3.- Botón de fruto: la yema más gruesa produce una flor y después un fruto.

4.- Brindilla: rama de madera muy endeble.

5.- Lamburda: ramita que tiene en su extremo un botón de fruto.

6.- Bolsa fértil: señal de una fructificación futura.

7.- Estípula: yema latente en la base de las ramas.

8.- Tocón: parte del árbol que queda sobre la rama principal después de la poda.

Material necesario
Tijera de podar
Desramadora (tijera de podar con dos manos)
Descocador – Sierra `para leños
Serrucho – Sierra de mango telescópico
Tronzadora ligera – Navaja jardinera
Piedra de afilar
Lima de afilado – Escalera
Cicatrizante en pasta o en aerosol

Cómo proceder

Para el mantenimiento normal
Pode corto los árboles muy fértiles que producen poca madera, para conseguir un crecimiento vigoroso.

Pode corto las ramas bajas pequeñas.

Pode los brotes superiores terminales a una sola yema, incluso a veces al ras, para obtener un rebrote más fuerte de la rama.

Pode largo los árboles muy vigorosos y poco productivos para ralentizar la circulación de la savia.

Pode por encima de una yema para garantizar la perennidad de la rama. La yema situada inmediatamente debajo del corte recibirá el máximo de savia y se desarrollará con más vigor.

El aclareo
Se hace únicamente en los árboles frutales que crecen sin espaldera pues fructifican de forma natural. Es una poda de mantenimiento que debe realizarse durante la fase de reposo de la vegetación. Al efectuarla:

Respete la forma natural del árbol.

Equilibre el ramaje acortando las ramas demasiado largas con un descocador o una sierra montada sobre un mango telescópico.

Elimine toda la madera muerta, los retoños torcidos y las partes que parezcan enfermas (especialmente los chancros del manzano).

Conserve únicamente las ramas sanas y correctamente colocadas.

Preparación a la fructificación o poda a tres yemas
Se lleva a cabo durante el invierno en los árboles cultivados en forma de espaldera (en palmeta, en U, en cordón) y semi-libres (en huso) (Para formar los árboles frutales vea la ficha 9.7).

Se aplica el término de 3 yemas porque el principio básico consiste en podar las ramas del año, no dejando más que tres yemas en la parte que queda del árbol.

Pode a tres yemas todos los retoños de madera, es decir,
  • frutales

    También te puede interesar…

    BasqueCatalanDutchEnglishFrenchGalicianGermanItalianPortugueseRussianSpanish