Fernando Pozuelo nos da unos consejos para tener la piscina perfecta este verano

Verano en Madrid, más de 30 grados a la sombra y un calor asfixiante…así serán los próximos meses en la capital pero para aliviar los días de más calor las piscinas se postulan como uno de nuestros grandes aliados en la ciudad. No solo los espacios públicos cuentan con este tipo de instalaciones si no que también propiedades privadas cuentan con piscinas para darse un chapuzón refrescante durante las horas centrales del día. 

 

Sin embargo, para poder disfrutar con garantías de una piscina es necesario que esta se encuentre en unas condiciones óptimas de mantenimiento y salubridad, que no solo se base en retirar el agua que estuvo en ella durante el invierno y limpiarla. De esta forma, los especialistas en este terreno recomiendan algunos consejos básicos para que la calidad del agua y el estado de conservación de la piscina sean los adecuados para pasar un verano sin contratiempos.

El primer paso para ponerla en marcha es vaciarla. Si podemos hacerlo por su peso, porque dispone de desagüe, solo hay que abrir la llave y, según baja el nivel del agua, ir cepillando las paredes con un producto detergente de limpieza. También se puede vaciar a través de la bomba del filtro. Para ello, es necesario comprobar que el eje de la bomba gire fácilmente, cerrando la llave del skimmer y la del limpiafondos, dejando abierto sólo la llave del fondo. Después colocamos el indicador de la válvula selectora del filtro en posición de desagüe. A continuación, es necesario cerciorarnos de que el eje del motor está desbloqueado. Si no es así, hay que desbloquearlo con un destornillador por la parte trasera. Una vez desbloqueado está listo para vaciar. En cualquier caso se debe vigilar que el cestillo de la bomba no se atasque.

Posteriormente, se debe de realizar una limpieza profunda, un aspecto primordial.  El proceso a seguir es mediante la utilización de un chorro de agua fría a alta presión. En el revestimiento se aplicará una solución impermeabilizante cada, aproximadamente, tres o cuatro años. En el caso de que se produzcan o encontremos fisuras es necesario tratarlas porque pueden provocar pérdidas de agua. 

Por último, para llenar la piscina, en primer lugar hay que llenar o rellenar con agua nueva el vaso de la piscina hasta el nivel necesario para que el sistema de recirculación funcione correctamente. A medida que se llene la piscina, proceso que puede tardar varios días, se recomienda dosificar dicloro granulado o tabletas de cloro rápido para evitar que el agua se degrade. Una vez que la piscina se encuentre llena, hay que realizar un tratamiento de choque para eliminar todos los gérmenes y contaminantes del agua, mediante una elevada dosificación de desinfectante, hasta llegar a valores de cloro residual de 5ppm como mínimo. Además de una buena desinfección del agua, es necesario controlar y corregir el pH del agua (grado de acidez), utilizando los reguladores de pH existentes para este efecto.

Sin embargo, el gasto en mantenimiento y agua han abierto una nueva conciencia ecológica que apuesta por sistemas más sostenibles. Mantener el agua de las piscinas sin cloro, sin sal y sin químicos es posible gracias a nuevos sistemas de tratamientos de aguas ecológicos con el que se consigue proteger la salud de las personas y preservar el medio ambiente. Otra opción sería la implantación o uso de las piscinas naturales. Espacios que cuentan con un estanque artificial pero mantenido como si fuera una laguna natural. La depuración del agua se consigue mediante una serie de plantas y de filtros de arena que eliminan las bacterias del agua y consiguen mantenerla limpia de forma natural y sostenible. Conviene recordar que una piscina natural es un microecosistema, es decir, existen una serie de relaciones entre todos los habitantes del sistema y es necesario no alterar esas relaciones para que se mantenga el equilibrio del mismo.

Pero ya inmersos en el verano y dado que acudir a la piscina será algo inevitable, es necesario establecer todas las medidas de seguridad e higiene para disfrutar de esta con las mayores garantías. 

 

  • Fernando Pozuelo
  • consejos
  • piscina
  • Mantenimiento Piscina
  • Piscina sostenible
  • Piscina ecológica
  • Piscina sin cloro
  • Piscina sin sal

    Entradas relacionadas