Automower®: El millennial del jardín que liberó a varias generaciones

Automower®: El millennial del jardín que liberó a varias generaciones

La tecnología autónoma es uno de los principales ámbitos de innovación en empresas e industrias y los robots y la robótica se consideran territorios aún por explorar, con un gran potencial de desarrollo futuro. Sin embargo, el mundo de la jardinería experimentó una revolución hace casi tres décadas, cuando la compañía sueca maravilló al mundo con su primer robot cortacésped, la primera versión de lo que hoy conocemos como Automower®.

El cortacésped autónomo sorprendió en su momento e impactó en un sector acusado de poco innovador, y gracias a él varias generaciones se han liberado desde entonces del esfuerzo para disfrutar del jardín que sueñan. La patente del gigante sueco, replicada hoy por casi todas las marcas de jardinería, cumple 29 años en constante progreso.

Del Turtle solar al Automower®

El enorme interés que despertó en 1995 el robot cortacésped no solo respondía a la idea de que el cable y el empuje humano habían llegado a su fin, sino a que la novedad lo era por partida doble. El primer robot cortacésped de Husqvarna funcionaba con energía solar y con baterías alimentadas por placas solares. Aquel aparato, conocido como Turtle, supuso el germen de una tendencia que había llegado para quedarse y una clara apuesta por la sostenibilidad, cuando este término no estaba tan generalizado. Ya entonces la promesa de un robot para cortar el césped generó cierta desconfianza y muchas voces se alzaron para dudar de su efectividad. Y hasta aún hoy quienes se plantean probarlo en su jardín dudan de si un sistema de este tipo, sin supervisión, funciona realmente tan bien como la marca asegura. Y es que, tras el shock inicial y el señalamiento a la pionera, el resto de las marcas se han ido sumando a la revolución del robot cortacésped, aunque con resultados irregulares.

La invención pertenece a Husqvarna y ese hito supone que su sistema se encuentre siempre por delante en términos de calidad y fiabilidad. Tanto es así, que más del 50% de los usuarios del robot Automower® reconocen con un 10 sobre 10 las prestaciones de esta máquina. Por eso, el grupo sueco ha destacado los atributos de su Automower® con una campaña muy especial y en clave de humor. Acierta con Husqvarna (Get it Right en inglés) invita al consumidor a elegir bien a la primera y saborear la satisfacción de acertar. La alternativa es caer en la tentación de un menor precio y hacerse con un robot poco fiable que al final acabarás sustituyendo por el verdadero.

El robot Automower®, una revolución en constante progreso

En 1998, 3 años después de lanzar su patente, Husqvarna logró romper su propio techo con el lanzamiento del primer robot cortacésped Automower®, un sistema que iba más allá del límite fijado por la compañía sueca y que todavía continúa evolucionando para brindar al presente la tecnología del futuro. Los hitos marcados por esta nueva versión consistían en funcionar con batería las 24 horas del día, con independencia de las condiciones meteorológicas y la luz del día. Esto supuso uno de los pasos fundamentales de Husqvarna para avanzar con la tecnología a batería como primera opción, en lugar de ser una alternativa. Además, este robot cortacésped regresaba a su estación de carga de manera autónoma.

Actualmente Husqvarna cuenta con una solución muy demandada y que supone un salto cualitativo en la autonomía del robot cortacésped. El cargador solar sin conexión de red permite un funcionamiento ininterrumpido durante todo el día, en cualquier momento, e incluso en periodos de larga duración en los que la exposición a luz solar es escasa. Para ello, la gama de máquinas Automower® cuenta con un sistema de gestión de energía que garantiza a los usuarios un rendimiento constante. Las condiciones climáticas se convierten así en un elemento secundario.

Confianza y evolución, las constantes en el camino de Husqvarna

Tras dotarlo de una mayor protección para poder trabajar en entornos más complejos, Automower® continuó avanzando para explorar territorios que podrían parecer utopías, como su propio nacimiento. En 2008, Husqvarna lanzó el primer y hasta el momento el primer robot cortacésped híbrido. Su sistema operaba con placas solares y contaba con batería recargable. Con la expansión de la red internet móvil, Automower® no tardó en incorporar conectividad de primera generación, lo que permitía al sistema enviar mensajes de texto al propietario. Esta tecnología terminó evolucionando en la función Connect, con la cual el usuario puede vigilar la ubicación del robot cortacésped y controlarlo desde cualquier lugar del mundo a través de la app Automower® Connect.

En 2018, la domótica pasó a formar parte de los hogares y así Alexa de Amazon y Google Home adquirieron la habilidad de trabajar con los robots cortacésped de manera personalizada. Los aparatos Automower® se han adaptado en potencia y capacidad para trabajar en mayores extensiones, jardines complejos, inclinaciones o pasos estrechos y ante inclemencias climáticas, como la escarcha. Desde 2023, los robots cortacésped junto al kit de complemento Husqvarna EPOS™ permiten contar con una instalación sin cables, lo que supone avanzar en flexibilidad para cambiar la instalación virtual en función de las necesidades del jardín. Actualmente, Husqvarna también opera con la tecnología Automower® Intelligent Mapping (AIM), que se diferencia de otras porque define y asigna un nombre a las diferentes áreas de trabajo. Además, este sistema permite ajustar horarios y alturas de corte para que un jardín alcance su máximo exponente. Todo ello desde un dispositivo móvil, liberando aún más a las generaciones que han crecido viendo trabajar a Automower® desde el salón de su casa y disfrutando de un jardín de revista sin esfuerzo.

Alta Boletín Casa Actual
Suscríbete a nuestra newsletter de contenidos y recibe información actualizada.
icon

Entradas relacionadas