Home » Infantil » Sabes en que se basa el método Montessori?
Home » Infantil » Sabes en que se basa el método Montessori?

Sabes en que se basa el método Montessori?

Maria Montessori era una pedagoga que estudiaba el comportamiento de los niños, y que patentó un método educativo muy efectivo.

 

Los tiempos y la sociedad van cambiando, por ello cada vez más padres eligen nuevos métodos de enseñanza para los niños, basados más en las necesidades actuales y en las aptitudes e intereses de cada niño. 

 

¿Qué es Montessori?

La Dra. Montessori tenía formación en diferentes ámbitos como medicina, psicología, pedagogía, biología, psiquiatría, filosofía y antropología, lo que le aportó una visión global para crear su método basado en observaciones reales de los comportamientos de los niños.

 

En los últimos años hemos visto un auge del método y cada vez son más utilizados sus principios en los ámbitos educativos, incluso algunas escuelas más elitistas están basándose en Montessori.

Los 9 puntos importantes de Montessori 

  • Fomenta su curiosidad

Los niños son curiosos por naturaleza. Es importante, tal vez lo más importante, que los niños sientan motivación por aprender. Motivación basada en la curiosidad por aprender del mundo que les rodea.

Hay que dejarlos que experimenten por ellos mismos el placer de descubrir y aprender de sus propios descubrimientos en lugar de recibir los conocimientos de los demás. Mantener siempre en marcha el motor de la curiosidad les permitirá descubrir y asimilar conceptos de forma natural.

De modo que, como padres, nuestra labor será fomentar su curiosidad innata y dejarlos que descubran y aprendan por sí mismos, aunque se equivoquen.

Eso de que “los niños son esponjas” es uno de los principios básicos de la filosofía Montessori, la mente absorbente. Aprenden inconscientemente, sin saber que están aprendiendo realmente, así como aprenden espontáneamente a gatear, a caminar, etc.

 

  • Fomenta un entorno adecuado

 Se trata de que el niño necesita un entorno favorable para su vida. Al ser básicamente un aprendizaje autoridigido por el mismo niño, sin la supervisión del adulto, es importante que se le ofrezca un ambiente que favorezca ese aprendizaje

Podéis crear en casa un rincón de juegos al estilo Montessori con elementos ordenados de una forma natural, no forzada, donde la repetición y la armonía sean una norma para que él pueda elegir los que más le interesen en cada momento. Debe haber espacio para el movimiento y para el desarrollo sensorial del niño a través de materiales que le inviten a descubrir.

 

  • Identifica sus períodos sensibles

Los períodos sensibles son períodos de edad en los cuales el niño tiene mayor facilidad para adquirir ciertas habilidades particulares sin apenas esfuerzo. Es decir, cuando el interés del niño se focaliza instintivamente a una parte específica de su ambiente.

Tienen una duración limitada, no vuelven a repetirse por tanto es importante fomentar esas habilidades (el lenguaje, la lectura, el movimiento, las habilidades sociales, el orden, etc.) en el momento adecuado aprovechando al máximo sus posibilidades.

La mejor forma de detectar sus períodos sensibles es observar atentamente sus comportamientos, viendo cuáles son las actividades que realiza de forma repetitiva, dónde tiene focalizado el interés. En base a eso, refuerza el entorno que le permita desarrollar libremente esas habilidades.

  • Promueve su autonomía

Empieza por establecer pequeñas responsabilidades, tanto personales como en casa como lavarse los dientes, poner la mesa, atarse los zapatos…

Para saber cuándo están capacitados, se ha elaborado una tabla basada en la filosofía Montessori para saber qué tareas pueden hacer en cada edad.

  • Dale libertad para aprender

La libertad le permite al niño elegir lo que quiere aprender en cada momento de su desarrollo, de acuerdo a sus propios períodos sensibles de los que hablábamos antes.

Debemos permitirles que sean libres para explorar, jugar, moverse y socializar a su ritmo.  Facilita un entorno para que el niño experimente su libertad dentro de un marco de límites claros que le aporten seguridad y estabilidad. El juego sin límites ni directrices.

Hay investigaciones centradas en el juego libre que aseguran que las personas que tuvieron tiempo libre para jugar de forma no estructurada de niños, se convierten en adultos con una mayor autoestima y capacidad de adaptación.

  • Ofrécele un entorno ordenado

El orden es muy importante teniendo en cuenta que la filosofía Montessori se basa en el autoaprendizaje. El niño aprende solo, por tanto debe estar contenido dentro de un entorno ordenado que le facilite ese aprendizaje.

El orden hace que su entorno sea previsible y le da confianza para aprender. Por poner un ejemplo práctico, si va a poner la mesa debemos tener en casa los platos siempre en un mismo sitio a su alcance para que pueda hacerlo sin ayuda. Adapta tu casa a los niños. 

  • Permítele aprender de la naturaleza

El contacto con la naturaleza les brinda todo un mundo por descubrir y un gran campo de juegos para aprender.

El medio natural es el entorno donde los niños descubren y exploran libremente sin necesidad de nada más, es algo que no puede ser sustituido por la tecnología. Observan el ritmo de la naturaleza, el comportamiento de los animales, los insectos y aprenden a ser responsables con el entorno.

  • Guíalo, pero no lo dirijas

El adulto, como padre o como educador, tiene la responsabilidad de guiar al niño y darle a conocer el ambiente en forma respetuosa y cariñosa. Ser un observador consciente, aportando las herramientas necesarias para el aprendizaje, pero sin interferir.

El respeto hacia sus necesidades y sus propios ritmos es básico para que el niño se desarrolle libremente, sin forzar ni dirigir.

Y recuerda que eres el espejo en el que se mira, por tanto el ejemplo que le des a tu hijo será internalizado y aprendido.

 

También te puede interesar…

BasqueCatalanDutchEnglishFrenchGalicianGermanItalianPortugueseRussianSpanish